Parestesia o ardor en la rodilla, una dolencia que no debemos descuidar

parestesia o ardor en la rodilla

La parestesia o ardor de rodilla puede indicar una dolencia subyacente, por lo que, si lo sufrimos con frecuencia, debemos acudir al especialista para que nos realice las pruebas oportunas.

La sensación de ardor en la rodilla es una enfermedad muy frecuente. Apreciamos un molesto hormigueo y una sensación parecida a pequeños alfileres clavándose dentro. Puede ser muy invalidante.

Esta condición no se relaciona solamente con el típico desgaste óseo o la artrosis. Es más, suele ser habitual que un buen día lo notemos, sin motivo aparente, mientras vamos paseando.

Cuando apoyamos nuestro peso sobre una de las piernas notamos de repente un afilado pinchazo en la rodilla.

Da igual la edad que tengamos o el modo de vida que llevemos. Esta clase de parestesias pueden surgir en cualquier momento de nuestra vida. En ciertos casos, desaparece por sí solo pero, en otros casos, será necesario un tratamiento adecuado.

El ardor en la rodilla y los nervios de la rodilla

Esa sensación de adormecimiento en la rodilla acompañado por un dolor incisivo se denomina parestesia.

Todos esos síntomas no surgen como algo casual. Realmente, son inconvenientes que afectan a uno o bien múltiples nervios de la zona de las rodillas. Lo más habitual es que tengamos un nervio sensorial dañado, lesionado o enfermo.

ardor en la rodilla por nervios dañados

En ocasiones es por un mal paso, una sobrecarga o bien el efecto de alguna enfermedad asociada.

Las causas fundamentales que pueden determinar la aparición del ardor en la rodilla son:

Neuropatía periférica

Los nervios periféricos son los que llevan información desde diferentes zonas de nuestro cuerpo hasta el cerebro, y al contrario. Por su parte, están conectados a la medula espinal y a distintas partes como, por ejemplo, las rodillas.

En el momento en que una persona padece alguna neuropatía periférica quiere decir que estos nervios no funcionan adecuadamente. Puede ser algo puntual y solo localizado en la rodilla o bien, por el contrario, localizarse igualmente en otras partes.

Las razones que determinan que padezcamos una neuropatía periférica son muy variadas. En ocasiones es por una mala circulación, déficits vitamínicos, otras debido a la artritis,  o también consecuencia de una tiroides hipoactiva.

Los médicos serán los encargados de darnos un diagnóstico.

Ciática

Estamos de nuevo ante otra clase de neuropatía, aunque esta vez afecta al nervio ciático. Esta raíz nerviosa se encuentra en la espalda, justo en el segmento lumbar tres (L3).

Si lo has padecido en alguna ocasión sabrás, por supuesto, que el dolor puede irradiar a una de las piernas. Uno de sus síntomas es el ardor en la rodilla.

Procesos inflamatorios

Las inflamaciones son producto de una enfermedad latente que hay que reconocer. Si sientes muy a menudo ardor en la rodilla, ve al médico.

Estas son ciertas dolencias donde los procesos inflamatorios son frecuentes:

  • La espondilitis anquilosante. Es una inflamación de las articulaciones que se sitúa en la columna vertebral.
  • Otra enfermedad asociada a este inconveniente es la bursitis. Muy habitual igualmente, y se identifica por la inflamación de las bolsas de líquido que protegen a las articulaciones.
  • La artritis infecciosa, como la reumatoide, son otras enfermedades donde el dolor articular en esta zona es frecuente.
  • También, las personas que padezcan lupus eritematoso experimentarán esta dolencia sumada a otros síntomas igualmente complejos, y también igual de limitantes.

bursitis como causa del ardor de rodilla o parestesia

Problemas vasculares graves

Este es un aspecto que no debemos desatender. En el caso de que se produzca un ardor súbito en la rodilla, acompañado por un intenso hormigueo, que nos impide hasta caminar con normalidad, debemos ir al médico de emergencias.

  1. Posiblemente no estemos recibiendo un suministro de sangre adecuado.
  2. Los accidentes vasculares se asocian en muchas ocasiones a este súbito ardor en las extremidades inferiores, a estas parestesias a las que no siempre y en todo momento damos la importancia que requieren.

La vitamina B12 para el dolor de los nervios periféricos

La vitamina B12 es una gran desconocida en nuestra dieta que, de manera frecuente, desatendemos. No obstante, debemos recordarlo: consumir vitamina B12 ayuda a regenerar la mielina que rodea los nervios.

Su labor es esencial, ya que al contar con de estas vainas de mielina en un estado más fuerte, el impulso nervioso es más seguro y más rápido. Dejamos de sentir ese ardor, los “pinchazos” y, en última instancia, las molestas parestesias.

Además, la vitamina B12 aumenta el crecimiento y la regeneración de las células nerviososas. Es, como ya habrás intuido, un nutriente que no debemos descuidar en nuestro día a día y que puede reducir el impacto de las dolencias citadas anteriormente.

alimentos con vitamina B 12 que regenera la mielina

Si quieres incluir este elemento en tu dieta, consulta con tu médico la posibilidad de tomar algún complemento de vitaminas. Aún así, toma nota de los alimentos que te ayudan a ingerirla de forma natural:

  • Atún
  • Huevos
  • Lácteos
  • Sardinas
  • Trigo
  • Levadura de cerveza
  • Pechuga de pollo
  • Soja

 

En Consejos De Vida Saludables no tenemos la facultad de emitir ningún tipo de diagnóstico médico ni de tramitar ningún tipo de recetas. Ante cualquier dolencia o enfermedad le recomendamos acudir a su médico o especialista.

Si quieres ver artículos parecidos a “Parestesia o ardor en la rodilla, una dolencia que no debemos descuidar”, visita nuestra sección de Salud.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR