El pan es sano

El pan es uno de los alimentos que forman parte del eje troncal sobre el que se asienta la nutrición mediterránea.

Existen muchos especialistas en nutrición que cooperan de forma habitual en la información de las propiedades saludables del pan tanto desde el punto de vista gastronómico como nutricional.

 

propiedades saludables del pan

Defienden este alimento como uno de los pilares en los que se basa nuestra dieta en un ambiente de sedentarismo y prisas que, muchas veces, deriva en una mala nutrición.

El pan es nulo en grasas, contiene muchos nutrientes, sacia y contiene pocas calorías. En lo que respecta a beneficios nutricionales, el pan sobresale por su aportación de hidratos de carbono de absorción lenta (más o menos el 58%), y que quedan almacenados en nuestro cuerpo en forma de energía y no de grasa.

¿Cuánto pan tendríamos que comer?

El consumo del pan se ha reducido. Actualmente el consumo infantil de pan no había sido jamás tan bajo y jamás había habido tanta obesidad dentro de este colectivo.

Según muchos expertos, hoy en día comemos aproximadamente 90 gramos diarios de pan, la cantidad más baja de toda la historia. El dato es llamativo, pues la ingesta de 100 gr. de pan al día supone el 32% de las proteínas vegetales que necesitamos ingerir diariamente.

El pan nos aporta almidón, que es un azúcar de absorción lenta y que se halla en la harina de trigo.

No pasa de manera directa a la sangre, sino que el cuerpo crea una reserva de energía que, conforme lo va pidiendo, se descompone en azúcares más simples (la glucosa) y se usa como combustible constantemente.

Esta aportación constante de energía evita la sensación de apetito.

El pan nos aporta proteínas vegetales, las cuales tienen una repercusión directa en el crecimiento niños y adolescentes.

Contiene aminoácidos esenciales y el nivel de lisina que presenta es pobre. En una dieta equilibrada se deben comer otros alimentos ricos en proteínas, de modo que el valor total de la proteína aumente, como pescado y carne.

El pan también tiene fibra: formadas en el trigo por los glúcidos no asimilables. El pan integral contiene más fibra, pero el pan blanco también la aporta aunque sea en menor medida.

El pan aporta, además, vitaminas y minerales: una gran mayoría de las vitaminas proceden del grano de trigo, al igual que los lípidos, localizados en el germen. Aporta hierro,sales minerales, magnesio, cinc, vitaminas B1, B2 y B6, niacina y potasio.

Aparte del contenido nutricional, la elaboración del pan (todo su proceso) y el empleo de buenas materias primas resulta muy importante para conseguir la calidad final del producto.

buena elaboracion del pan

 

Empezando por un correcto amasado para formar el gluten y oxigenar la masa, un reposo adecuado donde se crean los ácidos orgánicos que aportan el sabor al pan y un largo proceso de fermentación para darle tiempo a los ácidos a que se desarrollen.

Y por último, una cocción en horno de piedra para que la corteza y la miga cojan forma, son los secretos imprescindibles para obtener un pan de calidad.

Mitos sobre el pan

El pan engorda: Completamente Falso. El pan no tiene grasas y sí hidratos de carbono de lenta absorción. Lo que debemos evitar es mezclar el pan y otros hidratos, hacernos bocadillos vegetales y vigilar con qué se acompaña.

Pan para celíacos: No puede decirse que haya un pan sin gluten, pues la formación del gluten es uno de los primeros pasos para elaborar un buen pan.

Aunque la industria ha hecho un esfuerzo para atender las demandas de este colectivo y ya existen opciones similares al pan, pese a que la textura y el sabor son bastante diferentes.

Engordan menos las tostadas que el pan: También falso. A una tostada le sacan el agua, y aún así sigue teniendo exactamente la misma cantidad de calorías. Por ejemplo, en 100 gramos de pan, que aporta aproximadamente 244 calorías, estas se siguen manteniendo tanto si el pan está tostado como si no. La única diferencia va a ser que el pan pesará menos, pero sin embargo la cantidad de calorías y componentes nutricionales será la misma.

el pan no engorda

El consejo de los especialistas: Come pan y hazlo conforme a la cantidad conveniente por tu gasto energético diario, preferiblemente un pan de fermentaciones largas que descomponen una parte del almidón y por tanto hacen que se digiera mejor. Alterna los panes blancos con los panes de fibra e incluso en ocasiones come esos panes tan sabrosos enriquecidos con otros alimentos (chocolate, frutos secos…) que te harán gozar del placer de comer un buen pan.

Si deseas leer más artículos parecidos a Propiedades Saludables Del Pan, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación .

Resumen
Fecha
Contenido
El Pan Es Sano
Valoración del Autor
5

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR