El Síndrome Del Nido Vacío

Aunque pueda afectarnos el Síndrome Del Nido Vacío cuando nuestros hijos se marchan del hogar, tenemos que entender que es por su bien y que es parte del ciclo de la vida.

¿Te has sentido solo/a alguna vez? Si has sido padre probablemente hayas vivido el momento en el que tus hijos se hacen mayores y abandonan el hogar. Esa soledad que te asalta y que temes se llama síndrome del nido vacío.
sindrome del nido vacio

Todas y cada uno nuestros sentimientos y emociones se hallan influenciados por lo que sucede a nuestro alrededor. Eso no solo engloba situaciones de trabajo o bien familiares, sino que las personas aquí juegan un papel fundamental.

Es más, podría decirse que las personas tienen un rol esencial en lo que se refiere a esto, puesto que son las principales responsables de las emociones que experimentamos.

En lo que a los padres respecta, los hijos tarde o temprano levantan el vuelo. Ellos lo saben, aunque es duro, llegado el instante, enfrentarse de lleno a la soledad del hogar. Un hogar que ya no es como era y que, para ellos, ahora está lleno de recuerdos.

El síndrome del nido vacío y la pérdida

El síndrome del nido vacío puede definirse con una simple palabra: pérdida. La pérdida esos hijos que han decidido independizarse, irse a vivir solos para estudiar lejos de casa o bien, sencillamente, hacer su vida y formar una familia.

Posiblemente sean las madres quienes más experimenten la sensación de soledad en el hogar. Ellas los han tenido dentro y están mucho más conectadas con sus hijos.

las madres son quienes mas sufren del sindrome del nido vacio

De alguna forma, son una parte esencial de ellas y se sienten increíblemente responsables de lo que les pueda suceder.

Y, de pronto, observas que su habitación está vacía. Ya no debes preocuparte por la hora a la llegará, y ni tan siquiera vas a tener la ocasión de discutir.

Todo eso ya no existe y, como progenitor, te pone triste. Muy frecuentemente, comienzas a desarrollar conductas que es posible que tu hijo te recrimine, como llamarlo por teléfono constantemente.

Es lógico, extrañas ese contacto y la comunicación del día a día. Sin embargo, todo ha cambiado.

Es considerablemente más complicada esta situación para los progenitores que están solos. Si están en pareja, el síndrome del nido vacío es considerablemente más sencillo de soportar, pero si se está solo, la sensación de soledad se incrementa.

Pese a esto, es una situación que debemos respetar y saber encarar de la mejor forma. La tristeza y la nostalgia son completamente normales. Si bien cuesta y es complicado de sobrellevar, es hora de admitir que los polluelos han dejado el nido.

La situación actual que tienen los jóvenes

El síndrome del nido vacío se ve alimentado de manera negativa por la actual situación que los jóvenes deben vivir. Muchos son los que a edades avanzadas todavía no se han independizado.

La comodidad de estar en casa, la precaria situación laboral, el paro, la falta de motivación, favorecen a que los padres piensen que sus hijos van a estar con ellos toda la vida.

En caso de que aparezca un trabajo, lo normal es que sea lejos de casa, en ocasiones hay que cambiar incluso de país. Esto entristece todavía más si cabe a los progenitores, que no están listos para encarar esta situación repentina.

Cuando los hijos rehacen su vida y forman su propia familia lejos de los padres, la sensación de malestar aumenta en ellos cuando se ven imposibilitados de cuidar y conectar con sus propios nietos.

Superar la marcha de los hijos

Es verdad que la relación entre progenitores e hijos determinará la mayor gravedad o no de este síndrome. Como ya hemos dicho, los progenitores que se encuentran solos van a ser los más perjudicados. Pese a esto, con un poco de esfuerzo, se puede superar.

  • Admite la situación: a veces nos empecinamos en ir  contra una circunstancia que no está en nuestras manos solucionar. Es el instante de admitir que los hijos se han ido para rehacer sus vidas.
  • Céntrate en tu pareja: si vives en pareja, en ocasiones ésta queda apartada por el hecho de que centras tu atención en tus hijos. Es la hora de hacer cosas juntos y recobrar la vida conyugal.
  • No te quedes en casa: tanto si vives solo como en pareja, es hora de recobrar algunos hábitos sociales saludables. Salir a tomar algo con los amigos, caminar o bien zambullirse en actividades divertidas pueden hacer que olvides la soledad que sientes cuando llegas a casa.

disfruta de tu pareja para superar el sindrome del nido vacio

El síndrome del nido vacío es complicado de superar, aunque conviene no olvidar que es una etapa por la que todo padre tarde o temprano tiene que pasar.

Entender la situación, aceptarla y esforzarse por llevarla lo mejor posible, van a ser nuestros mejores aliados.

Puede que te interese leer artículos parecidos a El Síndrome Del Nido Vacío, así que visita nuestra sección de Psicología y Mente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR