Tiroides y Embarazo ¡Dame muchos mimos!

Según varios estudios se ha comprobado que hay una relación directa entre el funcionamiento deficitario de la glándula tiroides y la subfertilidad, o lo que es lo mismo, una dificultad mayor por parte de la mujer de llevar a buen puerto sus embarazos.

Los expertos nos recuerdan que el hecho de no tratar adecuadamente los trastornos del tiroides aumenta el riesgo de prematuridad y de abortos.

Hoy día, se calcula que aproximadamente el 50% de los casos se diagnostica de manera casual, puesto que no existen signos en las fases tempranas.

tiroides en el embarazo

Según la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición), existen 3 grandes grupos o poblaciones en los que las consecuencias de un hipotiroidismo no tratado son mayores: las embarazadas, las mujeres en edad fértil y los escolares.

Peligro para los bebés

Según la SEEN, no tratar de manera adecuada los trastornos del tiroides a lo largo del embarazo aumenta el peligro de prematuridad y de abortos. Dicho esto, aquellas mujeres con problemas tiroideos pueden disfrutar de un embarazo completamente sano y sin ningún riesgo para ellas o para su bebé siempre y cuando consulten a tiempo a su médico, se sometan a los exámenes y pruebas pertinentes y sigan el tratamiento que se les ha indicado.

Según estos especialistas, el embarazo soporta numerosos cambios emocionales y físicos, entre ellos los que se producen en los niveles de las hormonas tiroideas T3 (triyodotironina) y T4 (tiroxina), las cuales regulan el metabolismo o el modo en que el organismo emplea la energía.

El hipotiroidismo, que es el déficit de hormonas tiroideas, ralentiza funciones vitales del organismo. El hipertiroidismo, que es lo contrario, es decir, exceso de hormonas tiroideas, provoca que dichas funciones se aceleren.

Las dos disfunciones pueden tener efectos adversos en la salud de la mujer embarazada y en el desarrollo del feto, los cuales pueden extenderse más allá del parto, afectando al desarrollo neurointelectual del pequeño.

hipotiroidismo e hipertiroidismo

También aseguran desde la SEEN que el hipotiroidismo en el embarazo está presente en, más o menos, el 2-4% de las mujeres. Esta afectación puede asociarse abortos, bajo peso al nacer, desprendimiento de placenta al nacer, aparte de a una disminución del coeficiente intelectual en los hijos de madres con hipotiroidismo que no haya sido tratado.

Durante los 3 primeros meses de vida, el embrión todavía no tiene una glándula tiroides o no es suficientemente madura, por lo que necesita de la hormona tiroidea de la madre. Las consecuencias de la deficiencia de yodo varían en función del grado de carencia de dicha sustancia.

Lo ideal es que las mujeres embarazadas revisen su tiroides por lo menos una vez al comienzo del embarazo o incluso antes de quedarse embarazada, cuando se está planificando.

Si la mujer embarazada que está ya recibiendo tratamiento por un trastorno tiroideo es recomendable que revise sus tiroides cada 6-8 semanas. Esto supondrá una garantía de que la glándula tiroides funcione de manera normal.

El inconveniente es que, dado que muchos síntomas tiroideos recuerdan a cambios emocionales y físicos característicos del embarazo (dolores musculares, aumento de peso, somnolencia, cansancio…), las disfunciones tiroideas podrían llegar a pasar inadvertidas, con los consiguientes riesgos que eso conlleva.

El hipotiroidismo explicado en 7 respuestas

1. ¿A qué es debido el hipotiroidismo durante el embarazo y con qué frecuencia sucede?

Se estima que entre el 2-3% de las embarazadas sufren hipotiroidismo leve y que entre 0,3-0,5% sufren hipotiroidismo grave. Un 85% de los casos son resultado de la enfermedad de Hashimoto, en la que el sistema inmunitario ataca por equivocación a la glándula tiroides y la destruye de forma progresiva.

La otra causa principal de hipotiroidismo en la mujer es a falta de yodo (fundamental para la producción de las hormonas tiroideas). Del mismo modo, una cirugía de tiroides o un tratamiento incorrecto del hipertiroidismo pueden producir hipotiroidismo.

2. ¿Qué consecuencias tiene para el feto y la embarazada un hipotiroidismo que no se ha tratado?

Supone serios peligros para ambos. Una mujer embarazada con hipotiroidismo tiene un riesgo mayor de anemia, preeclampsia, de aborto espontáneo, desprendimiento de placenta o hemorragia posparto. En el bebé, supone un mayor riesgo de parto prematuro, distress respiratorio, bajo peso al nacer, y problemas de aprendizaje y desarrollo.

Estas complicaciones también se han observado en mujeres con un hipotiroidismo leve.

3. ¿Hasta qué punto es preciso y seguro el tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo?

El propósito es reemplazar la carencia de hormonas tiroideas por la hormona sintética levotiroxina, que actúa exactamente de la misma manera que la T4 que produce la glándula tiroides. Este tratamiento está indicado tanto en el hipotiroidismo grave como en el leve según las nuevas directrices que están basadas en estudios recientes.

tratamiento hipotiroidismo en embarazo

4. ¿Es seguro ese tratamiento hormonal a lo largo del embarazo?

La levotiroxina puede administrarse a lo largo de todo el embarazo y también de la lactancia. Como es lógico, el tratamiento requiere un seguimiento estricto, con frecuentes exámenes para ajustar las dosis y asegurar que sean las adecuadas a lo largo de toda la gestación.

5. ¿Deberían  las mujeres embarazadas someterse a pruebas para descartar un hipotiroismo?

Debido a los evidentes riesgos que supone, algunos especialistas de la SEEN aconsejan el cribado a todas y cada una de las mujeres embarazadas en la semana 9 del embarazo o en la primera consulta. Otros especialistas sugieren que ese cribado solo se realice a mujeres en situación de alto riesgo.

6. ¿Y quiénes son las que tienen un riesgo alto?

La lista incluye a mujeres con bocio, mujeres con problemas de fertilidad o que hayan tenido un parto prematuro o un aborto natural, mujeres con diabetes tipo 1 u otro trastorno autoinmune, mujeres mayores de 30 años, mujeres que hayan sido sometidas a radioterapia en cuello y/o cabeza, mujeres que hayan sido sometidas a cirugía hipotiroidea, mujeres que reciban levotiroxina para la hipofunción tiroidea…

7. ¿De qué manera se diagnostica el hipotiroidismo?

Tras una estricta exploración física, el médico solicita un análisis de sangre para la hormona estimulante del tiroides (TSH) y para la T4. Si en el resultado se ve que el nivel de TSH es alto y que la concentración de T4 es baja, es señal evidente de hipotiroidismo.

hormonas tiroideas

Para saber si el hipotiroidismo es debido a la tiroiditis de Hashimoto, debe realizarse un análisis de anticuerpos.

Depresión post parto y Tiroiditis post parto

En la mujer hay 2 momentos claves en los que puede desarrollar una disfunción tiroideas, según indican los expertos: a lo largo del embarazo, periodo en el que la glándula tiroides padece un fuerte impacto puesto que necesita trabajar hasta un 50% más y en el post parto, de causa autoinmune, y que puede diagnosticarse una vez que han pasado 2-3 meses e incluso un año después.

Según datos de la SEEN, en torno a un 7% de mujeres y entre el 18-25% de aquellas que sufren diabetes desarrollan TPP (tiroiditis postparto) durante el año siguiente. La tiroiditis postparto puede implicar hipertiroidismo o hipotiroidismo e incluso un episodio de hipertiroidismo seguido de hipotiroidismo.

Dicha afección puede durar entre uno y dos meses y precisa de un seguimiento y, en ciertos casos, de un tratamiento. En algunas ocasiones, la tiroiditis postparto puede estar asociada a una depresión posparto. No obstante, como la TPP es generalmente transitoria, las mujeres con síntomas que no sean demasiado molestos y que no pretendan quedarse embarazadas de nuevo no requieren tratamiento.

Los Trastornos del tiroides

El tiroides es una glándula endocrina, esto es, un conjunto de células que segrega sustancias, las conocidas hormonas, que vierte después a la sangre. Está formado por 2 lóbulos a los dos lados de la tráquea unidos en la zona central por un istmo, lo que origina que tenga forma de mariposa.

La función que desempeña es fundamental, ya que es la encargada de regular el metabolismo, regular la producción de proteínas, además de la sensibilidad del organismo a otras hormonas.

examen de tiroides por un especialista

Sin embargo, los especialistas hacen hincapié en el desconocimiento que tenemos la población general con respecto a los trastornos que pueden darse respecto esta glándula.

Se ha descubierto que aquellos pacientes que no son tratados adecuadamente presentan un riesgo mayor de enfermedades del corazón, que podrían tener relación directa con un aumento del colesterol asociado a dicha situación.

La mayor parte de los trastornos del tiroides son más habituales en las mujeres que en los hombres. La razón es que la mujer es más proclive a las enfermedades autoinmunes y en el origen de los trastornos de la funcionalidad del tiroides está involucrado un mecanismo autoinmune.

Se estima que esta clase de enfermedades es hasta 10 veces más habitual en el sexo femenino, especialmente a partir de los 40 años. Son diversos los trastornos relacionados con el tiroides, no obstante el hipotiroidismo es el más usual.

Debilidad, uñas frágiles, piel seca, cansancio crónico, aumento del peso corporal, dolor muscular y articular, estreñimiento, mala memoria, períodos menstruales anómalos, son algunos de los muchos síntomas del hipotiroidismo, caracterizado por una producción deficiente de hormonas en la glándula tiroides.

Yodo en cantidades suficientes

Los especialistas resaltan la importancia una ingesta adecuada de yodo con la alimentación para evitar los trastornos por déficit de yodo, entre los que está el hipotiroidismo, a través de la ingesta de pescado marino, leche y sal yodada, puesto que el yodo es un elemento indispensable para una correcta producción de hormonas tiroideas.

falta de yodo como causa del hipotiroidismo

Desde la SEEN recomiendan que las mujeres embarazadas deberían ser suplementadas con yodo, de la misma manera que lo son con ácido fólico.

Sin embargo, la suplementación de yodo durante el embarazo no se da a todas las mujeres en España.

Insisten también en que debería ponerse en conocimiento de las mujeres que no de manera adecuada los trastornos del tiroides no sólo aumenta el riesgo de prematuridad y de abortos, sino igualmente de que sus hijos nazcan con una disminución en sus capacidades intelectuales.

Debe garantizarse que la gente consuma una cantidad suficiente de yodo. Ésta varía en función del género, la edad, y el estado fisiológico.

Para la población en general, incluyendo a los niños que están en edad escolar, se recomienda una cantidad mínima al día de 150 mcg de yodo. Esa cantidad puede conseguirse fácilmente consumiendo sal yodada, en lugar de sal común y con la ingesta de alimentos ricos en yodo, como los productos lácteos o el pescado de mar.

Otro de estos trastornos es el hipertiroidismo, menos habitual, provocado por una mayor producción de hormonas tiroideas de lo normal. Sus síntomas son los contrarios a los del hipotiroidismo, produciéndose una cierta aceleración del ritmo normal del organismo: insomnio, pérdida de peso, fiebre en algunos casos, taquicardia que pude manifestarse con palpitaciones, fatiga muscular, aumento de la sudoración.

Resumen
Fecha
Contenido
Tiroides y Embarazo
Valoración del Autor
5

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR