Cómo cuidar de nuestra tiroides

La tiroides es una glándula endocrina con forma de mariposa que se sitúa en la base de nuestro cuello.

La palabra “tiroides” viene de la palabra griega “en forma de escudo”, y esta pequeña pero poderosa glándula es en realidad uno de nuestros grandes defensores, ya que orquesta una intrincada red de interacciones esenciales para nuestro cuerpo.
como cuidar de nuestra tiroides

Es la responsable de regular la sensibilidad de otras hormonas en nuestro organismo, producir proteínas y regular el metabolismo de nuestro cuerpo.

La tiroides produce la hormona tiroidea, que es como un interruptor principal del cuerpo. Cada célula del cuerpo tiene receptores de hormonas tiroideas que se encuentran en su ADN.

¡Esta pequeña glándula en realidad es súper poderosa!

A continuación te contamos Cómo Cuidar De Nuestra Tiroides y qué funciones tiene en nuestro organismo.


Es posible que también te interese: Tiroides y Embarazo ¡Dame muchos mimos!


5 cosas que tal vez no conozcas sobre la tiroides

1. La tiroides es el engranaje central en el metabolismo de tu cuerpo

La función tiroidea afecta íntimamente a la tasa metabólica basal, el sistema cardiovascular, el metabolismo óseo, la producción hormonal, el metabolismo de la glucosa, la producción de glóbulos rojos, el metabolismo de las proteínas, el metabolismo del colesterol, la función gastrointestinal, la función hepática, la vesícula biliar y la función cerebral.

Para mantener tu cuerpo en perfecto estado, asegúrate de que tu tiroides funciona de manera óptima.

2. La glándula tiroides es vulnerable a las toxinas

Muchos destructores medioambientales conocidos, tales como los metales pesados, los pesticidas y los compuestos plásticos promueven la actividad del bocio y pueden causar estragos en la tiroides.

Piénsatelo dos veces antes de comer alimentos rociados con pesticidas y el uso de plásticos, ya que eso podría dañar tu tiroides.

3. Los medicamentos pueden alterar el metabolismo de la hormona tiroidea

La fisiología de la tiroides es vulnerable a reacciones cruzadas con muchos medicamentos, incluyendo medicamentos antiinflamatorios, antibióticos, antidepresivos, medicamentos que reducen el colesterol, antiácidos, medicamentos para el dolor y medicamentos para la diabetes.

Habla con tu médico acerca de los potenciales efectos secundarios que los medicamentos recetados que estás tomando pueden tener en la tiroides.

4. Las hormonas tiroideas influyen en el sistema inmunológico

Las hormonas tiroideas influyen sobre los sistemas mensajeros celulares que afectan la actividad de los Linfocitos T y B, la muerte celular y muchas otras funciones del sistema inmune.

la tiroides es clave en nuestro sistema inmunologico

Piensa en tu tiroides la próxima vez que estés luchando contra un resfriado – ¡Está luchando a tu lado!

Asegúrate de que tus niveles de vitamina D son óptimos, ya que es uno de los principales reguladores para disfrutar de un sistema inmunológico saludable.

5. Muchas vitaminas y minerales son necesarios para el metabolismo apropiado de la tiroides

Las vitaminas A, B y D, el yodo, el selenio y el zinc son algunas de las vitaminas y minerales necesarios para asegurar una función tiroidea saludable.

Para mejorar la salud de tu tiroides asegúrate de que llevas una dieta equilibrada que incluya las vitaminas y minerales necesarios para mantener la tiroides en la plena forma.

Problemas más comunes de la tiroides y síntomas que alertan de problemas

Hipotiroidismo: Consiste en que la actividad funcional de la glándula tiroides disminuye y se produce un descenso en la secreción de las hormonas tiroideas.

Provoca, entre otras cosas, alteraciones menstruales en las mujeres, cansancio, dolores musculares, intolerancia al frío, depresión, piel seca, y muchos otros problemas más.

hipotiroidismo e hipertiroidismo

Hipertiroidismo: En este caso aumenta la actividad funcional de la tiroides y la secreción de hormonas tiroideas se produce en exceso.

Provoca dificultad para dormir, bocio, hiperactividad, irritabilidad, taquicardia, ojos saltones (exoftalmia), y caída del cabello entre otros síntomas.

Nódulo Tiroideo: Se trata de una protuberancia (crecimiento) en la glándula tiroides. En realidad son neoplasias (término usado en medicina para referirse a una masa anormal de tejido) de células en la glándula tiroides.

Pueden producir cáncer de tiroides y el problema es que la mayoría de estos nódulos son asintomáticos.

Aunque cada una de estas tres enfermedades tiene sus propios síntomas, sí que hay algunos que son comunes a las tres y que pueden indicarnos que tenemos un problema de tiroides. Aquí tienes los 10 más comunes:

– Aumento o pérdida de peso.
– Problemas del estado de ánimo (depresión, ansiedad, cambios de humor…).
– Cansancio y fatiga.
– Sensación de frío repentina, ya que la tiroides regula la temperatura corporal.
– Dificultades en la fertilidad.
– Dolores corporales.
– Problemas cognitivos (problemas de memoria y dificultad para concentrarse).
– Estreñimiento.
– Garganta y voz (hinchazón del cuello, ronquera, dolor).
– Alteraciones en el cabello, las uñas y la piel.

es importante someterse a chequeos de la tiroides

Si experimentas cualquiera de estos síntomas es muy importante que acudas a tu médico pues la mayoría de problemas relacionados con la tiroides se detectan cuando ya están muy avanzados como consecuencia de que sus síntomas tempranos se confunden con otras enfermedades más comunes.

Consejos sobre cómo cuidar de nuestra tiroides y mejorar su funcionamiento

Muchas personas son capaces de ver mejoras en el funcionamiento de la tiroides, simplemente haciendo pequeños cambios en la dieta y adoptando ciertos hábitos de vida saludables.

Aquí están algunas de las cosas más fáciles de hacer para mejorar el funcionamiento de la tiroides en el cuerpo:

• Practica ejercicio entre 30 y 60 minutos al menos cuatro veces por semana.
• Evita los alimentos que se sabe que reducen los niveles de la tiroides como son la col, la coliflor, el brócoli y la col rizada.
• Come grasas saludables como el aceite de oliva, los aguacates, semillas de lino, nueces y pescado.
• Mantén unos niveles saludables de vitamina D.
• Reduce la cantidad de gluten en tu cuerpo.
• Confía en los alimentos orgánicos.
• Disminuye la cantidad de perfume que te pones alrededor del cuello.
• Lávate de manera frecuente para reducir el metal pesado del cuerpo.

En este artículo te hemos contado cómo cuidar de tu tiroides, así que ahora te toca a ti acudir a tu médico para que te realice los exámenes médicos pertinentes y si tienes antecedentes familiares con problemas de tiroides nunca está de más realizarse unos chequeos de forma regular para comprobar que todo está bien.

Si quieres leer artículos similares a Cómo Cuidar De Nuestra Tiroides echa un vistazo a nuestra categoría de Salud.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies