Cómo Hablar Con Nuestros Hijos Sobre Sexo

Hablar de sexo con los hijos puede compararse a tener que atravesar un campo de minas para muchos padres, pero no tiene por qué ser así.

Muchos padres están bastante sorprendidos por lo temprano que se sugiere que deberían empezar a hablar con sus hijos sobre sexo.

Como Hablar Con Nuestros Hijos Sobre Sexo

Pero lo que también se oye de esos mismos padres es “Quiero ser el primero.” Si quieres ser el primero, tienes que asegurarte de que eres el primero.

De lo contrario los niños recibirán su información y opiniones de otros niños y de los medios de comunicación o de Internet.

Eso no significa marcar una fecha en el calendario para una sesión de maratón sobre una charla de sexo con tu hijo/a.

La enseñanza debe ser un proceso continuo en el cual tu hijo aprenda con el tiempo lo que necesita saber para desarrollar una actitud sana hacia su cuerpo y la sexualidad.

Con esto en mente, hemos preparado una Guía Para Padres (que no deja de ser una hoja de trucos en realidad) para hacer que la charla sea más fácil en cada etapa del desarrollo de tu hijo y explicarles el qué, el cómo y porqué del sexo.

Desde el nacimiento hasta los 2 años

Dónde están

Muchos padres se sorprenden al descubrir que sus hijos son seres sexuales desde su nacimiento, según explican los especialistas.

Incluso los bebés son curiosos acerca de sus propios cuerpos y, a menudo, tocan sus genitales en la bañera o durante los cambios de pañales, y los bebés tienen erecciones regulares.

Los niños pequeños no tienen sentido de la intimidad y pueden masturbarse abiertamente.

Lo que necesitan saber

Si tu hijo/a tiene el hábito de tocarse a sí mismo en la guardería, en el supermercado o cuando estáis con otras madres y sus pequeños, debes decirle suavemente que tenemos que estar vestidos en público y que debemos quitarnos las manos de nuestros pantalones.

a un bebe hay que enseñarle los nombres correctos de sus partes del cuerpo

Los niños aprenden de la reacción de sus padres si sus acciones son aceptables o no. A la edad de 2 años, simplemente necesitan que se les diga: “Eso no está permitido en público”.

No los regañes ni los avergüences. El mensaje que quieres dar a tu hijo es que la masturbación es saludable y normal, pero que es algo que debe hacerse en la intimidad de su propia habitación.

Nunca es demasiado pronto para empezar a enseñar a los niños los nombres correctos de sus partes del cuerpo, incluyendo sus genitales.

Cuando estás dando un baño a tu bebé o cambiando su pañal, le puedes estar diciendo: “Esto es tu nariz, esta es tu panza, este es tu pene.”

Es confuso para los niños que algunas partes de su cuerpo tengan nombres cursis y otras no.

Cuando se enseña a un niño los nombres correctos de sus genitales (pene, escroto, vulva, vagina, ano), no sienten una vergüenza abrumadora o timidez sobre esa parte del cuerpo.

De 3 a 5 años

Donde están

Los niños en edad de preescolar son tan intensamente curiosos sobre los cuerpos de otras personas como lo son sobre los suyos propios.

Un niño de 5 años puede llegar a preguntarte: “¿Por qué su pene es diferente al mío?”.

Obviamente, pueden distinguir un pene largo y duro como para notar que haya una diferencia entre un pene circuncidado e incircunciso.

Los niños de esta edad también son lo que algunos expertos denominan “pensadores mágicos”.

Si no obtienen información objetiva y verdadera, inventan historias para explicarse las cosas a sí mismos.

Puede que decidan, por ejemplo, que si quieres un bebé, vas al hospital, donde una enfermera se los entrega a cualquiera que lo pida.

Lo que necesitan saber

Si bien es importante responder a todas las preguntas de tu hijo de preescolar con honestidad (sin historias de cigüeña, por favor), también es cierto que no están listos para un curso de obstetricia.

es habitual que los ninos jueguen a medicos porque les gusta experimentar con los cuerpos de otras personas

Si tu hijo de cuatro años te pregunta: “¿De dónde vienen los bebés?”, puedes comenzar con una respuesta simple:

“Una semilla de papá y un huevo de mamá se unen y crecen en un lugar especial de la barriga de mamá que se llama útero “.

Algunos niños estarán perfectamente satisfechos con eso, mientras que otros pueden exigir saber más, por ejemplo cómo las semillas entran en la barriga de mamá.

Usa a tu hijo como un “indicador”. Sabrás que no le has dado suficiente información si todavía tiene preguntas.

Si encuentras a tu hija que juega a los médicos con el niño de la puerta de en frente, no la regañes ni la hagas sentir que ha hecho algo malo.

Estas exploraciones tienen que ver con la curiosidad y no con la actividad sexual.

Explica que las partes privadas son eso, privadas, y tocarse unos a otros no debe hacerse. Luego distraerlos con algo más interesante, como un buen vaso de leche con galletas.

Continúa reforzando los nombres correctos para las partes del cuerpo, y comienza a enseñarles la diferencia entre el contacto bueno y el contacto malo.

Los niños necesitan saber que sus genitales son privados y nadie más debe tocarlos excepto mamá, papá y el médico por razones de salud y limpieza.

De 6 a 9 años

Dónde están

Los niños en este grupo de edad varían ampliamente en su curiosidad sobre los hechos de la vida.

Algunos pueden estar empezando a preguntar, “¿De dónde vienen los bebés?”, mientras que otros quieren saber, “¿Qué es el sexo?”.

La respuesta estándar es: “El sexo es cuando un hombre pone su pene en la vagina de la mujer. Es sólo para dultos”.

Esta es la oportunidad perfecta para hablar, ya que los niños son más capaces de entender los conceptos, pero no son lo suficientemente mayores como para sentirse súper embarazosos. Deja que la curiosidad natural de tu hijo te guíe.

Lo que necesitan saber

Enseña a tus hijos los conceptos básicos de la pubertad y qué esperar antes de llegar allí.

La pubertad está a la vuelta de la esquina y es mucho menos aterrador cuando los niños saben los hechos que les esperan.

Trata de aprovechar lo que los expertos llaman “momentos de aprendizaje”.

aprovechar los llamados momentos de aprendizaje para hablar con ellos sobre sexo

Por ejemplo, si tu hija encuentra un tampón en un baño de cualquier lugar, puedes usarlo como un punto de partida para hablar con ella sobre la menstruación.

De hecho será más fácil charlar sobre ello cuando estás en una multitud de lo que sería uno a uno en su dormitorio.

Cuando tu hijo de ocho años pregunta, “¿Qué es una mamada?” Resiste el impulso de correr y huir de ahí. Es tu mejor momento, aprovechar cuando tu hijo hace una pregunta que te hace sudar sangre.

Toma una respiración profunda y responde con tanta naturalidad como lo harías si estuvieras hablando de astronomía o geografía.

“El sexo oral es cuando dos adultos hacen el amor y ponen sus bocas en los genitales del otro”.

Si te pillan completamente desprevenido y no estás seguro de la respuesta, prométele a tu hijo que volverás a él y seguirás con el tema, pero luego cumple y hazlo una vez que hayas meditado la mejor respuesta.

Muchos padres dicen que nunca hablan de sexo con su hijo porque aún no han preguntado.

Si esperas que tu hijo comience a hacer preguntas, puede que tengas que esperar para siempre.

Algunos niños simplemente no piensan en preguntar, o su silencio puede estar enviando un mensaje de que es un tema tabú.

Una buena manera de comenzar una conversación es leer juntos un libro infantil ilustrado sobre reproducción.

De 9 a 12 años

Donde están

A esta edad es común que piensen: “El sexo es grosero, y tú eres asqueroso y repugnante por querer hablar de ello.”

Muchos preadolescentes están convencidos de que ya “saben todo eso” y que pueden usar la jerga sexual, sin realmente entender su significado.

Algunos pueden pensar que “besuqueo” significa muchos besos en el cuello porque eso es lo que sus amigos le han dicho.

Los preadolescentes también están comenzando a experimentar la montaña rusa hormonal de la pubertad y tienen “tropecientas” preguntas sobre sus cuerpos y emociones cambiantes.

Lo que necesitan saber

Tranquiliza a los preadolescentes sobre todas las cosas físicas que les están sucediendo -el acné, los sueños húmedos, el brote de los senos, la menstruación, el vello corporal- son perfectamente normales.

Cada uno de sus amigos va a pasar por eso mismo también, pero tal vez no con en el mismo ritmo.

Tómate tu tiempo para hablar sobre los abrumadores cambios emocionales que pueden hacer de la pubertad un paseo demasiado duro.

a esta edad hay que hablar con ellos sobre lo que les depara la pubertad que esta a la vuelta de la esquina

El coche puede ser un buen lugar para tener estas conversaciones ya que es más fácil hablar cuando no tienes que mantener un contacto visual.

Habla con tu hijo acerca de los riesgos físicos y emocionales de practicar sexo demasiado pronto.

Asegúrate de que saben que pueden quedarse embarazadas la primera vez que tienen relaciones sexuales, y que aunque no pueden quedarse embarazadas por tener sexo oral, pueden contraer ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) graves.

Si estáis viendo un programa de televisión juntos y la pareja tiene relaciones sexuales en su primera cita, aprovecha la oportunidad para preguntar a tu hijo: “¿Es realista? ¿Utilizaron anticonceptivos? “Cuando ofrezcan sus opiniones, escucha sin realizar ningún juicio.

No asumas que tus hijos absorberán las creencias y valores de la familia por arte de magia.

De 13 a 18 años

Donde están

Los adolescentes están experimentando grandes cambios en su vida; sus hormonas están aceleradas, y pueden estar bajo presión sobre si se sienten o no preparados para tener relaciones sexuales.

Lo que necesitan saber

Aunque no lo admitan, los adolescentes aún siguen queriendo el apoyo y la orientación de sus padres.

No importa lo incómodo que pueda resultar hablar con ellos sobre la sexualidad, hazlo de todos modos, aconsejan los expertos.

Asegúrate de que tu hijo entienda que lo que ve en los diferentes medios sexuales saturados de hoy en día no es real, que la mayoría de los jóvenes no son sexualmente activos.

hablar con tus hijos adolescentes sobre el sexo en un contexto de sentimientos y relaciones

También necesita saber que nadie tiene derecho a presionarla y que cualquier participación sexual debe ser por consentimiento mutuo.

Querrás que tu hijo aprenda sobre el sexo en el contexto de los sentimientos y las relaciones, no sólo en lo relativo a la prevención de enfermedades.

No te olvides de la cuestión de los preservativos para evitar los embarazos, tu hijo/a adolescente debe tener claro cómo se utiliza y dónde obtenerlos.

Los estudios demuestran que los adolescentes bien informados son los que más van a esperar antes de convertirse en sexualmente activos y usan los anticonceptivos cuando deben.

Acepta el hecho de que tu hijo adolescente es el que va a tomar las grandes decisiones en cuanto a su propia sexualidad se refiere.

Ya no puedes controlar y dictar sus acciones tanto como desearías. Lo que puedes hacer es ayudar a tu hijo a aprender a asumir la responsabilidad de sus acciones y darle la información que necesita para que pueda tomar buenas decisiones.

Pornografía en la red

Una de las cosas que más ha cambiado en estos últimos años es la exposición de los niños a la pornografía. Los niños tienen muchas preguntas acerca de lo que ven (o se les dice).

Una de las primeras cosas que debes explicar es que no es así como se comportan los adultos reales, es un “cuento de hadas”.

Si tu hijo quiere saber, “¿Por qué harían eso?” Es recomendable una respuesta sencilla, como “Algunos adultos disfrutan de ese tipo de actividad. Cuando eres mayor, puedes decidir lo que quieres hacer “.

Para las cosas violentas y explotadoras, lo mejor es decirle a tu hijo que es un comportamiento criminal.

Los padres necesitan enseñar a sus hijos a eliminar este tipo de cosas del ordenador, y luego vengan a hablar con ellos si están afectados por lo que han visto.

Tu hijo necesita saber que no te enfadarás con el/ella, que esas imágenes a veces también aparecen cuando mamá o papá están usando el ordenador.

Los niños necesitan saber que tener una relación sexual no significa que tengan que hacer esas cosas por sí mismos, tienen una opción y nunca tienen que hacer algo que no quieran hacer.

Fuente: http://www.todaysparent.com/family/parenting/age-by-age-guide-to-talking-to-kids-about-sex/

Puedes leer artículos similares a Guía Por Edades Sobre Cómo Hablar De Sexo Con Tus Hijos en nuestra sección de Hijos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies