Cómo mejorar el tránsito intestinal lento

Cuando los alimentos se descomponen en el intestino, los minerales, las vitaminas y los nutrientes que poseen pasan a ser parte de nuestro organismo.

Ahora bien, cuando el tránsito intestinal tiene problemas, asimilar de forma adecuada dichos componentes no es posible, provocando asimismo otros problemas asociados como dificultad para evacuar, pesadez, malestar estomacal, náuseas y/o fatiga.
como mejorar el transito intestinal lento

Lo bueno es que -salvo ciertos casos de gravedad- estos síntomas se pueden aliviar si ponemos en práctica ciertos hábitos saludables que reactiven de nuevo el trabajo de nuestros intestinos.

Si padeces de este trastorno o bien deseas evitarlo y quieres saber Cómo Mejorar El Tránsito Intestinal Lento, no te pierdas este artículo de Consejosdevidasaludables.com en el que compartimos diversos consejos para tratar y prevenir este problema.

1. No hay una sola causa para el tránsito intestinal lento. No obstante, hay una combinación de factores que lo pueden desencadenar, como una ingesta inadecuada de fibras en nuestra dieta (bien por exceso o por defecto), el sedentarismo, la falta de hidratación, la reacción a ciertos medicamentos y los malos hábitos alimenticios que implican el consumo de azúcar refinado, alimentos procesados y el consumo de grasas saturadas.

2. Puesto que el tránsito intestinal lento está íntimamente relacionado con la nutrición, es ahí donde deben efectuarse los primeros cambios para apreciar una mejoría.

alimentos ricos en fibra para mejorar el transito intestinal

Por este motivo se aconseja la incorporación de alimentos ricos en fibra, componente que al no poder ser digerido por el organismo, pasa de manera directa por el estómago y los intestinos, haciendo un efecto de escoba que favorece que el desplazamiento de las heces sea más rápido.

Alimentos que contienen fibra (entre otros):

  • La avena, los frijoles, los vegetales de hoja verde, el trigo integral, las cascarillas de frutas y los frutos secos. Los cereales, pastas y panes integrales también poseeen un alto aporte de fibra.
  • Por otra parte, la remolacha, el repollo, las zanahorias, las manzanas, y los cítricos poseen pectina, un tipo de fibra soluble que retiene el agua y la transforma en una especie de gel que ayuda a facilitar la evacuación.
  • Igualmente las ciruelas (generalmente recomendadas para estos casos) poseen sorbitol, una clase de azúcar con ligero efecto laxante.

Es muy importante no sobrepasarse con el consumo de fibra, puesto que podría provocar el efecto contrario, incrementando el tránsito intestinal lento e impidiendo la absorción correcta de nutrientes en los alimentos.

Los lácteos con probióticos ayudan, también, a regular la actividad intestinal lenta, ya que al tratarse de productos con bacterias vivas y beneficiosas para nuestro organismo, ayudan a combatir a las bacterias patógenas que entorpecen el proceso digestivo y a reestablecer la flora intestinal, facilitando la desintoxicación del organismo.

3. Los trozos de comida y la velocidad a la que los consumimos, asimismo pueden mejorar el tránsito intestinal lento. Comer pausadamente y en pequeñas porciones facilita el proceso digestivo, influyendo directamente en el trabajo de los intestinos.

Masticar muchas veces la comida antes de tragarla también ayuda, por el hecho de que aligera su proceso de descomposición y evita la sobrecarga de la actividad en el estómago.
4. Una correcta hidratación puede ayudar también a la actividad intestinal. Es esencial tomar de 1 a 2 litros de agua diariamente, no solo para beneficio de un tránsito de las heces más rápido y para mejorar el proceso digestivo, sino además para aportarle al organismo los fluidos que necesita para realizar sus funciones vitales.

beber agua e hidratarse mejora el transito intestinal

5. Igualmente, existen remedios caseros para ayudar a mejorar el tránsito intestinal lento. La mayor parte de ellos poseen sábila o aloe vera, famosa, entre otras muchas, por sus propiedades depurativas, puesto que uno de sus componentes activos llamado aloína actúa como un estimulante de los movimientos intestinales, facilitando la evacuación.

Para prepararlo, tan solo hay que sacar la pulpa de la sábila y licuarla con medio litro de agua o bien zumo de frutas cítricas (naranja, limón o toronja). El líquido resultante debe guardarse en la nevera y sacarlo cuando vayamos a consumirlo,  preferiblemente en ayunas.

También hay cápsulas de aloe para el consumo diario para aquellos que no desean tomar la pulpa de manera directa. Solo debes cerciorarte de que su componente primordial sea extracto de sábila.

6. Otro ingrediente efectivo y muy fácil de conseguir para el tránsito lento es la semilla de lino.

Su elevado contenido de fibra soluble (mucílagos) interviene en el proceso digestivo, ayudando no solamente a mejorar la función intestinal, sino también a acelerar el proceso de desintoxicación de nuestro organismo.

Existen múltiples formas de usar las semillas de lino, y te explicaremos dos de ellas:

  • Puedes añadir las semillas a tus comidas habituales, en especial a las ensaladas y zumos. Asimismo, pueden ser el complemento perfecto para tu desayuno si las consumes con la leche que acompaña tu cereal o con tu yogur griego.
  • Si no tienes problema en tomarlas solas, puedes dejar una cucharadita de semillas de lino macerando durante toda la noche con una taza de agua mineral. Del líquido resultante tómate una cucharada diaria en ayunas.

7. Para finalizar, aunque no por ello menos importante, está el ejercicio físico. Parece que no hay conexión entre un entrenamieto regular y una digestión y evacuaciones correctas, pero sí la hay, puesto que pasarse largos periodos de tiempo tumbado o  sentado impide el adecuado funcionamiento de los intestinos, haciendo  su trabajo más lento.

el ejercicio fisico es bueno para mejorar el transito intestinal

Por eso, es preciso dedicar por lo menos 30 minutos al día al ejercicio físico. La forma más fácil de iniciarse es caminando, se puede empezar por distancias cortas hasta lograr la media hora de marcha diaria. Asimismo se pueden hacer ejercicios en casa o bien apuntarse a alguna práctica deportiva. Lo importante ante todo es moverse.

8. Si tu tránsito intestinal lento ya ha mejorado o quieres evitar que te suceda, existen algunos hábitos que debes incorporar a tu rutina para no repetirlo o padecerlo:

  • Disminuir o  eliminar el consumo de té, café y tabaco.
  • Aumentar el consumo de ciruelas y uvas, puesto que estimulan la actividad intestinal, favoreciendo una evacuación regular.
  • Ir al baño a diario y hacer de ello un hábito. Para muchísimas personas se trata de una actividad complicada que procuran evitar, ignorando que se trata de una función elemental del organismo necesaria para eliminar los desechos y toxinas que se acumulan; por consiguiente, hay que habituarse a hacerlo de manera regular.

Este artículo es meramente informativo, en Consejos De Vida Saludables no tenemos capacidad para recetar ningún tratamiento médico ni efectuar ningún tipo de diagnóstico. Te recomendamos acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de dolor o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo Mejorar El Tránsito Intestinal Lento, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud.

Resumen
Fecha
Contenido
Cómo Mejorar El Tránsito Intestinal Lento
Valoración del Autor
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies