Cómo Perder La Vergüenza

Si quieres saber cómo dejar de sentir vergüenza por todo, entonces deberías leer este post hasta el final.

La vergüenza puede derivarse de la acción volitiva (el hecho de querer) o simplemente de la autoestima.

como perder la vergüenza

Tanto la comparación como los estándares son habilitados por la socialización. Aunque generalmente se considera una emoción, la vergüenza también se puede considerar un afecto, cognición, estado o condición.

Existen razones más que suficientes para creer que las personas no son tal cual podrían ser. Una razón es que han adquirido información errónea sobre la emoción de la vergüenza. ¿Por qué es tan importante la información precisa sobre la vergüenza? Porque la vergüenza innecesaria hace que se te cierren puertas constantemente.

La vergüenza es la experiencia más inquietante que los individuos puedan tener sobre sí mismos. Ninguna otra emoción se siente más profundamente perturbadora porque en el momento de la vergüenza “el yo” se siente herido desde dentro.

La vergüenza es una emoción social dolorosa que puede provenir de la comparación del estado de ser del yo con el estándar del contexto social ideal.


Te puede interesar también: Cómo Superar el Miedo al Fracaso


Consejos para controlar la vergüenza

La vergüenza es una de las emociones humanas más corrosivas, ya que tiene el poder de convencernos a través de esa pequeña voz en nuestra cabeza sobre cosas como: “sabía que fallarías”, “nunca lo harás realmente” y “¿Quién te amaría?”

Hablamos de un sentimiento insoportable y universal. Rico o pobre, con sobrepeso o delgado, exitoso o con dificultades… Todos experimentamos vergüenza de vez en cuando, lo admitamos o no y generalmente no lo aceptamos.

No es fácil para una persona que sufre de timidez aprender cómo no tener vergüenza de nada.

La vergüenza puede cerrarnos al mundo o emerger de maneras destructivas para nosotros y los demás. Se ha relacionado con la adicción, la violencia, la agresión, la depresión, los trastornos alimenticios y el acoso escolar, por lo que es crucial que aprendamos a manejarla y construir barreras saludables contra ella.


Lee también: Diferencia entre Timidez y Fobia Social


La próxima vez que la vergüenza se cruce en tu camino, considera estos pasos:

Lleva la vergüenza a la luz

Los investigadores describen la vergüenza como el sentimiento o la experiencia intensamente dolorosa de creer que somos imperfectos y por lo tanto indignos de amor y pertenencia. No es extraño entonces que lo último que queremos cuando sientes vergüenza sea hablar de eso. Si lo hacemos, otros pueden descubrir lo “horribles que somos”.

Ir más allá de la vergüenza significa reconocerlo y compartir nuestras experiencias con las personas de confianza en nuestras vidas, los que saben que no somos perfectos y que nos aman de todos modos.

Su empatía nos permitirá mantener nuestro sentido de la vergüenza en perspectiva, así como ayudarnos a idear estrategias para enfrentarnos con ella y superar dicho sentimiento.

como perder la vergüenza para siempre

Desenreda lo que estás sintiendo

¿Deberías estar avergonzado? ¿Realmente deberías? Quizás lo que realmente deberías experimentar es la culpa, es una distinción importante. Los investigadores lo definen de esta manera: la vergüenza significa “yo soy malo”. La culpa significa “hice algo malo”.

Por eso lo ideal es aprender cómo vencer la vergüenza en la adolescencia.

Ser “malo” significa que te ves incapaz de cambiar o de mejorar. El remordimiento y la pena que pueden venir con la culpa, por otro lado también pueden motivarnos para reparar ciertas cosas o seguir un nuevo camino.

También es posible que sea una etiqueta más precisa. Ninguno de esos sentimientos es cómodo, pero no apuntan a nuestra autoestima de la manera en que lo hace la vergüenza.

La humillación puede parecer una vergüenza, pero viene con la sensación de que no fue merecida. Si piensas: “No puedo creer que mi jefe me riñera frente a todo el personal por haber perdido la fecha límite”, eso es una humillación. Si estás pensando, “No puedo creer que me haya salteado ese plazo. Soy un perdedor”, eso es pena.

Desengancha lo que haces de lo que eres

Existen muchos ejercicios para perder la vergüenza.

Todos queremos que los demás admiren lo que somos, ya sea en el trabajo, en el hogar, en nuestras comunidades o en el mundo. Pero, ¿Qué sucede si no les gusta nuestra manera de ser? Si nuestra autoestima está unida a lo que creamos u ofrecemos, la respuesta es que muy bien podemos estar devastados por un sentimiento de vergüenza que nos ataca y hace retroceder.

De cualquier manera, si nos definimos por lo que hacemos, hemos puesto el poder de nuestra felicidad en manos de otros. Separar lo que hacemos de nuestro sentido de autoestima trae consigo un beneficio importante. Cuando toda tu identidad no está en juego, te sentirás más libre para crear, tomar riesgos y ser innovador.

Sí, puedes sentirse decepcionado si el mundo no responde a tus esfuerzos con aplausos, pero no será desgarrador del modo en que la vergüenza puede llegar a ser.

Un caso especial y que prácticamente todos queremos solucionar es Cómo perder la vergüenza para hablar en público. Te dejamos un vídeo con una serie de consejos y técnicas para superarlo.

Reconoce tus disparadores

Uno de los trucos más astutos que utiliza la vergüenza es su capacidad para golpearnos donde somos más vulnerables y donde más nos duele. Una madre primeriza es más probable que sienta vergüenza cuando se cuestiona su estilo de crianza.

Un marido que con un sueldo relativamente bajo puede ver el comentario de su cónyuge sobre el nuevo coche del vecino como un intento de avergonzarlo en lugar de como una observación inocente.

En su investigación, la Dra. Brown descubrió una variedad de “categorías de vergüenza”, pero el principal disparador de ésta para las mujeres sigue siendo la apariencia física. Para los hombres la vergüenza es el miedo a ser percibido como débil.

En lugar de ceder a estos factores desencadenantes, intenta prohibirlos en tu vida. Acepta quién eres en lugar de luchar por cumplir un estereotipo externo de quién deberías ser. Sus vulnerabilidades retrocederán y con ello el poder de la vergüenza sobre tí.

Haz conexiones

La vergüenza es en esencia un miedo a la desconexión. Al llegar a familiares y amigos, a nuestras comunidades, a la sociedad, a nuestra idea de un poder superior, podemos establecer conexiones que nos permitan aprender a aceptarnos a nosotros mismos y también a otras personas.

Ese sentido de conexión también aumenta nuestra compasión por nosotros mismos, lo que significa que somos más propensos a manejar nuestra vergüenza sin recurrir a medidas tales como enmascarar el dolor con drogas o alcohol, o atacar a quienes nos rodean o ceder al mensaje de vergüenza.

Comienza a nutrirte y ponte primero

Reconoce tus sentimientos, aprende a sentir y se consciente de lo que te está sucediendo en cada momento para que no los encubras con vergüenza y enojo. Comienza a ser compasivo contigo mismo y notarás que los sentimientos de control se desvanecen, puesto que ya no necesitas protegerte.

Estás siendo auténtico por fin. Deja de sentirte ridículo/a.

Deja de controlar a los demás

Acepta que los sentimientos, pensamientos y palabras de otras personas no tienen nada que ver contigo. No tienes control sobre si están felices o tristes, eso solo está bajo su control.

Esto es inmensamente liberador porque de lo contrario supone una gran carga sobre tus hombros. De esta manera, dejarás de lado las falsas creencias que tienes sobre ti, esa inutilidad total.

Y si lo que quieres es intentar aprender cómo perder la vergüenza frente a una mujer, es sencillo, háblales con seguridad en ti mismo y amor propio.

como perder la vergüenza para siempre

Se honesto y encuentra lo positivo

Escribe todos tus sentimientos y enfréntate a ellos. Escribe sobre lo que temes, sobre todo aquello con lo que te has estado engañando. No dejes de escribir hasta que cada emoción esté en el papel, luego toma los papeles y grábalos. Te liberarás de estos sentimientos.

¡Pierde el miedo!

Siempre hay otra forma de ver las cosas, de ver su parte positiva.


Te recomendamos leer: Las Mejores Formas de Entrenar a Nuestro Cerebro para Ser Más Positivos


¿Cómo perder la vergüenza para siempre?

Para cada persona la vergüenza depende de la situación. Has “metido la pata” en una primera cita, ¿te sientes avergonzado por ello? Eso es natural.

Pero para otros la vergüenza no era una idea o una respuesta. La vergüenza tiene que detenerse en el único lugar donde gobierna, que es tu mente. Esto significa memorizar ideas nutricionales y repetirlas cuando se desencadena la vergüenza.

A continuación te damos algunos consejos que hacer para superar la vergüenza con los demas:

Progreso y perfección

Progreso, cualquier progreso, es mejor que esperar la perfección. Desarrollar la capacidad de recuperación de la vergüenza, trabajar en ello, eliminar el núcleo, es mejor que no hacer nada en absoluto.

Y estar bien con eso, estar bien con el progreso en sí mismo, es el primer paso para poder progresar. Es duro, es una lucha. Pero en última instancia es factible y depende de tí.

Nadie es perfecto. Así que comienza y sigue adelante, necesitas comenzar ahora. Aprende a estar seguro de ti mismo.

Se selectivo y dedica tiempo al diseño de la vida

Si el mundo es un escenario, configúralo con tu propia decoración ¿Que quieres hacer con tu vida? Porque aquí es donde la vergüenza corta profundamente, dice “No puedo hacer esto” porque “no soy suficiente”.

Pero las variables en tu vida no están a merced de nadie, están a merced de ti. Así que date cuenta de que tienes la oportunidad de cambiar tu vida.

También puedes iniciar una conversación en donde plantees tus puntos positivos. Ten ese dialogo contigo a diario.

Puedes leer artículos similares en nuestra sección sobre la Relación entre Cuerpo y Mente.

Fuentes y Referencias para completar este artículo:

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies