Contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks hacen referencia a un tipo de contracciones que se dan de forma esporádica en el útero y que aparecen al principio del embarazo.

Hay muchas mujeres que no saben que las tienen por el simple hecho de que no las sienten. Al inicio suelen durar 30 segundos.

contracciones de braxton hicks

Ahora bien, a medida que va avanzando el embarazo, las contracciones aumentan en intensidad y frecuencia. El nombre de estas contracciones viene dado por un médico inglés llamado John Braxton Hicks, que fue quien las descubrió en el año 1872.

Resulta un poco difícil distinguir este tipo de contracciones de las habituales que se producen en el momento de dar a luz y no relacionarlas con un parto prematuro.

Sin embargo, la mayor diferencia es que las de Hicks no producen ningún cambio en el cuello uterino y se presentan de forma esporádica.

A continuación te explicaremos de una forma más detallada y sencilla todo lo relacionado con las contracciones de Braxton Hicks.

Causas de las contracciones de Braxton Hicks

De acuerdo a estudios realizados, este tipo de contracciones es más frecuente en las mujeres delgadas y en aquellas que tienen una actividad laboral o física de gran intensidad.

Otros afirman que pueden generarse por la tonificación del músculo uterino. Además de esas causas, las más frecuentes son las siguientes:

  • Inflamación o infección uterina. Cuando la mujer embarazada se encuentra en los primeros meses de embarazo, el cérvix uterino tiene menor longitud. Esto provoca que el riesgo de sufrir de una infección uterina sea mayor, facilitando de esa forma la aparición de las contracciones de braxton.
  • Distensión uterina. Cuando hay un exceso del líquido amniótico en la placenta, hay mayores probabilidades de que se presenten estas contracciones. Lo mismo ocurre cuando hay gestación múltiple o riesgo de parto prematuro debido a la sobredistensión del útero.
  • Estrés. Las mujeres que viven estresadas tienen activado el eje hipotálamo-hipofisario con la hormona del estrés. Esto además de ser muy perjudicial favorece a la aparición de las contracciones uterinas.
  • Causas vasculares y hemorragias. Cuando hay presencia de hematomas en las membranas de la placenta, existe un mayor riesgo de que el útero pueda irritarse y dar paso a las contracciones.
  • Antecedentes previos de parto prematuro. En caso de que una mujer presente esta condición, aumenta las posibilidades de tener más contracciones, y por ende un parto prematuro.
  • Rotura de las membranas. Cuando la bolsa amniótica se rompe antes de las 37 semanas de embarazo, se generan las contracciones.
  • Deshidratación. Es otra de las grandes causantes de estas contracciones. Cuando una mujer embarazada no está bien hidratada, tiene mayor riesgo de padecer de este tipo de incomodidad. La buena noticia es que está en su mano ponerle remedio.

Síntomas de las contracciones de Braxton Hicks

Como ya comentamos anteriormente, este tipo de contracciones son un poco difíciles de distinguir ya que se generan en cuestiones de segundos y se pueden confundir con otras molestias.

Así que no te preocupes si no puedes identificarlas con facilidad.

Generalmente no causan dolores intensos y se presentan de forma irregular. Solo algunas mujeres afirman haberlas sentido con mucha intensidad.

las contracciones de braxton hicks no suelen provocar un dolor fuerte

¿Cómo diferenciar las contracciones de Braxton de las “verdaderas”?

Es una de las preguntas más frecuentes de las embarazadas y por eso es tan importante aclararlo y evitar así confusiones, ya que podrías ir a la clínica un par de veces sin necesidad pensando que estás a punto de dar a luz.

Entre sus diferencias más notables, se encuentran las siguientes:

  • Las contracciones de Braxton Hicks son indoloras. En cambio las que anuncian el parto sí se presentan con bastante dolor.
  • Las de Braxton Hicks aparecen de forma esporádica, algunas veces al día. Las otras, una vez que se presentan, no dejan de repetirse de forma constante y son cada vez más intensas.
  • Una vez que aparecen, deben pasar como mínimo dos horas para que vuelvan a repetirse. Con las contracciones “verdaderas” no ocurre lo mismo, ya que aparecen cada vez con mayor frecuencia.
  • Las contracciones de Braxton Hicks tienen una duración aproximada de 30 segundos. En el caso de las verdaderas se extienden de 30 a 70 segundos.
  • Una vez que encuentres la posición idónea para que el feto se acomode, el dolor suele disminuir. En las contracciones del parto, el cambio de postura no alivia el dolor.
  • Las contracciones de Braxton Hicks, suelen ubicarse en la parte delantera del abdomen. Las otras en la parte frontal del abdomen y en la espalda.
  • Al hidratarte de forma correcta, las contracciones de Braxton Hicks suelen desaparecer. Sin embargo las contracciones preparto aparecen independientemente de si estás bien hidratada o no.

Tratamiento para las contracciones de Braxton Hicks

Al ser una condición leve que no puede afectar gravemente a la mujer embarazada, hay varias cosas que se pueden hacer para aliviar los posibles dolores provocados por las contracciones de Braxton Hicks.

Básicamente su tratamiento consiste en lo siguiente:

  • Cambiar de posición. Es una de las primeras recomendaciones de los doctores para tratar de una forma sencilla y eficaz este tipo de contracción. Lo ideal es recostarse un poco si has estado mucho de pie, o dar un pequeño paseo si has estado mucho tiempo sentada.
  • Beber mucha agua. Al confirmarse que este tipo de contracción es provocado por la deshidratación, la mejor forma de contrarrestarlas es consumiendo mucha agua.
  • Baño de agua caliente. No hay nada más relajante que un baño caliente. Además de lograr eliminar el estrés acumulado, es perfecto para evitar las incómodas contracciones.
  • Tomar té o leche caliente. Otro de los tratamientos naturales y eficaces es el té. Es muy efectivo para calmar los dolores ocasionados por este tipo de contracción.

si tienes las contracciones de braxton hicks puede venirte bien tomar leche

Para aquellas mujeres que no les guste el té, también está la opción de tomar un poco de leche caliente.

Aunque las contracciones de Braxton Hicks son muy comunes durante el embarazo, es importante aprender a reconocerlas y evitar confundirlas con las contracciones reales.

De esta manera, podrás estar tranquila y confiada en que en cuestiones de minutos desaparecerá y no te preocuparás innecesariamente por un posible parto prematuro.

Por otro lado, al conocer sus posibles tratamientos puedes aplicarlos siempre que aparezcan y así reducir o eliminar esas molestias de forma inmediata, y sin poner en riesgo al feto.

Y no te preocupes, es probable que te sucedan muchas cosas nuevas para ti, pero disfruta el momento y no te angusties, porque seguro darás a luz a un bebé precioso.

Visita nuestra categoría de Embarazo y Lactancia si quieres ver artículos similares.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies