Diferencias entre la timidez y la fobia social

Hay ciertas diferencias entre la timidez y la fobia social que es importante conocer para evitar confundirlas, y aprender a tratarlas por separado.

Aunque muchas personas puedan creer que es lo mismo, realmente no es así.

diferencias entre la timidez y la fobia social

Una de las primeras diferencias más marcadas, es el hecho de que los síntomas de una fobia social son más fuertes, con respecto a los de la timidez. Además de que todas esas personas presentan una fobia, mientras que no todas son tímidas.

Para aprender un poco más sobre estas dos condiciones, es importante que sigas leyendo, ya que te explicaremos todo de una forma sencilla para que aprendas a diferenciarlas.

La fobia y la timidez social

Antes de comenzar a desglosar las diferencias entre la timidez y la fobia social, es importante aclarar lo que significa cada una de ellas.

La fobia social hace referencia a un trastorno de ansiedad, en donde el sujeto que la padece siente un miedo persistente e irracional cuando está expuesto a ciertas personas o situaciones sociales que les resultan incómodas.

Además, existe un miedo a ser juzgado por el comportamiento o actuación que pueden tener, y termine por ridiculizarlos.

Cuando esto ocurre, la persona trata de evitar todas las situaciones en donde se sienta expuesto y aumente su nivel de ansiedad, por el hecho de que está obligado a participar en dichos eventos o situaciones.

Es normal que la persona exprese que el miedo que siente es irracional y no es provocado por el consumo de sustancias, simplemente aparece.

Este tipo de trastorno puede presentarse de una forma generalizada, o en situaciones específicas, como por ejemplo, tener una experiencia en alguna actividad que será realizada en público.

Ahora bien, con respecto a la timidez, básicamente es una característica de personalidad, en donde la persona presenta cierta dificultad para expresarse en público, y relacionarse con sus semejantes.


También te puede interesar: Cómo Vencer la Timidez


Este tipo de esfuerzo, le genera cierta ansiedad.

Por otro lado, el primer rasgo importante de la característica de la timidez, es que se trata de un rasgo de la personalidad, y puede ser más o menos estable a lo largo del tiempo.

A pesar de que logra limitar mucho a las personas, no puede considerarse un trastorno.

En la mayoría de los casos, las personas tímidas suelen ser calladas, no porque no tengan nada que decir, sino porque sienten miedo de ser juzgadas de forma negativa.

Sienten mucho temor para exponer sus opiniones con firmeza, y evalúan con cierta prudencia lo que dicen y a quien lo dicen.

Cuando hay grupos sociales grandes, simplemente no suelen tratarlos. En este caso, buscan mantenerse cerca de las personas que conocen. Esto quiere decir que son muy inseguros.

¿Cómo diferenciar la timidez y la fobia social?

como podemos diferenciar la fobia social de la timidez

Aunque tienen cosas en común, las diferencias son mayores en cuanto a la manifestación de sus síntomas y características. Entre las más importantes, se encuentran las siguientes.

  • La no evitación hacia la interacción con la sociedad
    En el caso de la fobia social, se presenta como un elevado nivel de miedo para confrontar ciertas situaciones sociales, es por ello que aquí la persona busca evitarla de forma persistente. Caso contrario ocurre con las personas tímidas, que a pesar de ser inseguras, pueden llevar a cabo una interacción social de forma natural, sin tener que evitarlo.Un claro ejemplo de ello, es cuando un tímido asiste a una fiesta aunque no sea su ambiente, el fóbico evitará hacerlo si es su mayor miedo.
  • El factor miedo generalizado
    Otra diferencia marcada entre la timidez y la fobia, es que mientras la persona tímida se siente incómoda en algunas situaciones, o por la presencia de personas en específico, puede permanecer en el mismo lugar. En los casos de fobia social, el miedo es más generalizado, y puede dejarlo paralizado, dependiendo de la situación.
  • Diferencias fisiológicas
    Un punto de diferencia entre estas dos patologías, es con respecto a la sintomatología a nivel físico que presentan.La persona tímida puede reflejar sudoración, molestias gastrointestinales, sonrojos, y cierto nerviosismo, sin embargo es algo que puede controlar. En el caso de la fobia social, se pueden experimentar dificultades respiratorias, ansiedad severa, y fuertes taquicardias, no solo al estar frente a la situación, sino también al imaginarla.
  • La intensidad en la limitación
    Una persona tímida puede sufrir en algún momento determinado, cierta incapacidad para defender sus opiniones o relacionarse, mientras que en la fobia social la preocupación y el miedo es más constante, siendo una limitante para el desarrollo de la persona.
    Por ejemplo, si una persona tímida no quiere encontrarse con alguien en la calle, simplemente cambia de ruta. Los que sufren de fobia social, evitan salir de su casa, para evitar enfrentarse a esa situación si es que llegara a pasar. Su imaginación los limita por completo.
  • El sufrimiento
    Es otra de las diferencias claras entre estas dos condiciones. Aunque una persona tímida puede llegar a sufrir por sentirse incómodo, una persona con fobia sufre la mayor parte del día, y se repite una y otra vez la situación en su cabeza.
  • Lo pasajero y continuo
    Una buena palabra para definir a la timidez y diferenciarla de la fobia social es “pasajero”, ya que se trata de un estado que puede pasar de un momento a otro, y en donde la persona tímida puede llegar a disfrutar y divertirse.Con respecto a la fobia social, podría decirse que es algo continuo, porque los pensamientos negativos se apoderan de la personan, y alargan de forma continua los síntomas, aunque aún no se haya experimentado.

Todas estas diferencias entre la timidez y la fobia social nos hacen ver que se trata de dos conceptos muy diferentes, desde todo punto de vista.

Es por ello que debemos evitar seguir confundiéndolos y tratar de identificar con su nombre correspondiente a cada uno de ellos.

Ahora estarás un poco más consciente y preparado para tratar a una persona tímida y a una que presente fobia social.

Puedes encontrar artículos similares a este en nuestra sección de Psicología y Mente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies