¿Qué es la Fuga Disociativa?

La fuga disociativa, antes llamada fuga psicógena, forma parte de un grupo de trastornos llamados trastornos disociativos.

La palabra fuga viene de la palabra latina para “vuelo”. Las personas con fuga disociativa pierden temporalmente su sentido de la identidad personal e impulsivamente vagan o se alejan de sus hogares o lugares de trabajo.

fuga disociativa o fuga psicógena que es

A menudo se confunden acerca de quiénes son e incluso pueden crear nuevas identidades.

Externamente, las personas con este trastorno no muestran signos de enfermedad, como una apariencia o comportamiento extraño.

Los trastornos disociativos son enfermedades mentales que implican interrupciones de la memoria, conciencia, identidad y / o percepción. Cuando una o más de estas funciones se interrumpe, los síntomas pueden aparecer.

Estos síntomas pueden interferir con el funcionamiento general de una persona, incluyendo actividades sociales, de relaciones y de trabajo.

¿Cuáles son los síntomas de la fuga disociativa?

Una fuga en curso a menudo es difícil de reconocer porque el comportamiento exterior de la persona parece normal. Los síntomas de la fuga disociativa podrían ser los siguientes:

  • Incapacidad para recordar eventos pasados o información importante de la vida de la persona
  • Viaje súbito e imprevisto fuera de casa
  • La angustia extrema y los problemas con el funcionamiento diario (debido a los episodios de la fuga)
  • Confusión o pérdida de memoria sobre su identidad, posiblemente asumiendo una nueva identidad para compensar la pérdida

¿Causas de la fuga disociativa?

La fuga disociativa se ha relacionado con el estrés severo, que puede ser el resultado de eventos traumáticos -como una guerra, un abuso, accidentes, desastres o violencia extrema- que la persona ha experimentado o presenciado.

existen muchas causas que pueden desencadenar una fuga disociativa

El uso o abuso de alcohol y ciertos medicamentos también pueden causar estados parecidos a las de una fuga, como los “apagones” inducidos por el alcohol.

¿Cómo es de frecuente la fuga disociativa?

La fuga disociativa es relativamente rara. La frecuencia de la fuga disociativa tiende a aumentar durante períodos estresantes o traumáticos, como durante la guerra o después de un desastre natural.

¿Cómo se diagnostica la fuga disociativa?

Si los síntomas de la fuga disociativa están presentes, el médico a menudo comenzará una evaluación mediante la realización de un historial médico completo y un examen físico.

A pesar de que no hay pruebas de laboratorio para diagnosticar específicamente trastornos disociativos, el médico podría recomendar varias pruebas diagnósticas, como estudios de neuroimagen, electroencefalogramas (EEG) y análisis de sangre, para descartar la presencia de enfermedades físicas o efectos secundarios de medicamentos si se sospecha que son estos los que causan los síntomas.

Algunas enfermedades, como las enfermedades cerebrales (la epilepsia), las lesiones en la cabeza, la intoxicación por drogas y alcohol y la privación del sueño, pueden llevar a síntomas similares a los de los trastornos disociativos, incluida la amnesia (pérdida de memoria).

Si no se encuentra ninguna enfermedad física, la persona puede ser remitida a un psiquiatra o psicólogo, profesionales de la salud que están especialmente capacitados para diagnosticar y tratar enfermedades mentales.

Los psiquiatras y los psicólogos usan herramientas especialmente diseñadas para evaluar a una persona con un trastorno disociativo.

¿Cómo se trata la fuga disociativa?

El objetivo del tratamiento de la fuga disociativa es ayudar a la persona a aceptar el estrés o el trauma que la desencadenó.

El tratamiento también tiene como objetivo desarrollar nuevos métodos de afrontamiento para prevenir nuevos episodios de fuga.

El mejor enfoque de tratamiento depende del individuo y la gravedad de sus síntomas, pero probablemente incluirá una combinación de los siguientes métodos de tratamiento:

Psicoterapia: La psicoterapia es el tratamiento principal de los trastornos disociativos. Este tratamiento utiliza técnicas diseñadas para fomentar la comunicación de conflictos y aumentar la comprensión de los problemas.

La terapia cognitiva es un tipo específico de psicoterapia que se centra en cambiar los patrones de pensamiento disfuncional y los sentimientos y comportamientos resultantes.

la psicoterapia es uno de los metodos para tratar la fuga disociativa

Medicamentos: No hay medicamentos para tratar los trastornos disociativos por sí mismos.

Sin embargo, si una persona con un trastorno disociativo también sufre de depresión o ansiedad, podría beneficiarse del tratamiento con un medicamento como antidepresivos, anti-ansiedad o fármacos antipsicóticos.

Terapia de familia: Esto ayuda a enseñar a la familia sobre el desorden y sus causas, así como ayudar a sus miembros a reconocer los síntomas cuando aparezcan.

Terapias creativas (arteterapia, musicoterapia): Estas terapias permiten al paciente explorar y expresar sus pensamientos y sentimientos de una manera segura y creativa.

Hipnosis Clínica: Es un método de tratamiento que utiliza una relajación intensa, concentración y atención enfocada para lograr un estado alterado de conciencia, permitiendo a la gente explorar pensamientos, sentimientos y recuerdos que podrían haber ocultado de sus mentes conscientes.

El uso de la hipnosis para tratar trastornos disociativos es controvertido debido al riesgo de crear falsos recuerdos.

¿Cuál es la perspectiva para las personas con fuga disociativa?

La mayoría de las fugas disociativas son breves, duran desde menos de un día hasta varios meses. A menudo, el trastorno desaparece por sí solo. La perspectiva, por lo tanto, es bastante buena.

Sin embargo, sin tratamiento para resolver el problema subyacente, pueden ocurrir episodios adicionales de fuga.

¿Se puede prevenir la fuga disociativa?

Aunque no sea posible prevenir la fuga disociativa, podría ser útil comenzar el tratamiento en las personas tan pronto como empiecen a tener síntomas.

Además, la intervención rápida después de un evento traumático o experiencia emocionalmente angustiante podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar trastornos disociativos.

Fuentes:
www.webmd.com/mental-health/dissociative-fugue
psychcentral.com/disorders/dissociative-fugue-symptoms/

Si quieres leer artículos similares no dudes en visitar nuestra sección de Psicología y Mente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies