Todo sobre las Grietas en el Pezón

Las grietas en el pezón son una de las principales razones para el abandono de la lactancia materna. Se trata de lesiones o heridas que aparecen cuando se da el pecho y que suelen ser muy dolorosas. Generalmente surgen durante los primeros días debido a que la técnica de lactancia no es la correcta.

Si no quieres que este problema arruine esta etapa tan feliz, sigue leyendo este artículo en el que te explicaremos qué puedes hacer si quieres superarlas y cómo conseguir que tu bebé coma de forma satisfactoria.

grietas en el pezon que son

La lactancia materna es una etapa maravillosa que experimentan muchas madres al tener un bebé, pero esa comunión perfecta a veces puede verse empañada por los dolores, molestias o picores que pueden aparecer al tener los pezones más secos de lo habitual y que pueden incluso hacerte pensar en desistir de amantar.

Como sabes, la leche materna, además de ser el principal alimento para el bebé, te ayuda a recuperarte de forma natural después del parto.

Esto es porque incrementa la producción de hormonas que te ayudan con el sangrado y la contracción del útero, además de ayudarte a recuperar tu figura en menos tiempo.

¿Qué son las Grietas en el pezón?

En tus inicios como madre es posible, cuando estás empezando a amamantar a tu pequeño, que se produzca la aparición de grietas en el pezón. Estas grietas son un tipo de heridas que surgen de manera habitual durante el período de lactancia.

Las grietas en el pezón pueden aparecer durante los primeros días de la lactancia y pueden resultar dolorosas cuando intentas dar de mamar. Además, tu pecho estará especialmente hinchado y sensible, cosa que aún puede agravar más la sensación de dolor.

Por eso es importante que en cuanto sientas los primeros dolores tomes las precauciones oportunas y te cuides los senos con cremas especiales para evitar las grietas y heridas.

Pero recuerda, los órganos de nuestro cuerpo están perfectamente diseñados para cumplir sus funciones, y el pecho está diseñado para que el bebé y la madre disfruten al dar el pecho, creando así un vínculo único entre ellos.

Así que, pasado un tiempo, lo normal es que el pecho se acostumbre y las grietas desaparezcan.

Causas por las que pueden aparecer las grietas

La mala posición del bebé a la hora de amamantar es la principal causa de la aparición de grietas en el pezón. Cuando la succión del bebé no es la correcta o adecuada se pueden producir esas dolorosas grietas que a veces pueden llegar incluso a sangrar.

motivos por los que aparecen grietas en los pezones

Cuando el bebé mama solo succionando el pezón sin incluir parte de la areola y parte del pecho, se produce un roce de las encías y la lengua del bebé con el mismo, originando irritación que a corto plazo puede dar lugar a grietas.

En ocasiones es difícil conseguir la posición correcta porque cuando tienes el pecho muy cargado de leche, al bebé se le hace más difícil abarcar la areola y adoptará una mala posición para succionar.

La posición del bebé al amamantar debe ser de frente a la madre, la boca del bebé bien abierta y la madre no debe inclinarse.

Si el bebé presenta un problema de movilidad en la lengua o tiene el frenillo sublingual corto, es más fácil que puedan aparecer grietas en el pezón.

¿Cómo puedo prevenir las grietas en el pezón?

En el embarazo tomamos muchos cuidados y precauciones, pero cuando se acerca el momento del alumbramiento nos asaltan preguntas sobre si el bebé se enganchará bien al pecho, si lo haremos bien, si nos dolerá, y un largo etcétera. Y nos hacemos la siguiente pregunta ¿cómo evitar las grietas en el pezón?

Los cuidados y las precauciones que tomes durante el período de lactancia tienen que ser constantes y estar siempre presentes, ya que durante el embarazo no podrás aplicar tratamientos para prevenir las futuras grietas y dolores.

Sin embargo, generación tras generación se ha dicho que es aconsejable darse suaves masajes en el pezón pues parece que ayuda, y aunque no es un truco garantizado, no está de más usarlo como precaución extra.

Como hemos dicho, el pecho de la madre tiene que estar de frente. No te preocupes por despejar la nariz del bebé mientras mama. El recién nacido tiene una naricilla chata que le permite respirar fácilmente por los orificios nasales, así que tu bebé seguirá respirando sin dificultad.

Deja que el bebé sea el que suelte el pecho al finalizar de mamar. De lo contrario, retíralo delicadamente y evita tirones innecesarios.

¡Y un consejo! Muchas veces el bebé se duerme mientras está amamantando. Intenta evitar que eso suceda porque el exceso de saliva te produce resequedad y debilita la piel del pezón.

Cómo curar grietas en el pezón

Amamantar con grietas en el pezón, aparte de ser muy doloroso, puede significar, como hemos explicado, que el bebé no se esté alimentando ni en la posición correcta ni de la manera adecuada. Por eso es importante tratarlas de manera inmediata.

Entonces, ¿Qué hacer cuando tienes grietas en el pezón?

como se pueden curar las grietas en el pezon

En el mercado puedes conseguir protectores de pezones que te permitirán mantenerlo seco de aquellas posibles salidas de leche inesperadas y evitarán el roce del pezón con el sujetador.

En cuanto a las pezoneras, hace tiempo había razones para pensar que no eran una buena solución, sobre todo por el material con el que estaban elaboradoras, látex o caucho, además del diseño inapropiado para la boca del bebé.

Hoy día eso ha cambiado para bien, están hechas a base de silicona y son muy delgadas y moldeables de manera que se ajustan al pecho de la madre permitiendo al bebé el agarre adecuado del pezón.

Las pezoneras de silicona cubren el pezón irritado y evitan el dolor en el momento de amamantar facilitando la curación de la herida.

Es una buena solución para que sanes tus pechos mientras amamantas, aunque no debes olvidar que tendrás que aprender a corregir la postura igualmente.

La crema de lanolina de medela contribuye a aliviar el dolor y mantener los pezones hidratados.

Encontrarás también los parches de hidrogel que alivian y refrescan los pezones de manera inmediata.

Cuando no se puede calmar el dolor y la herida en el pezón no cicatriza, puede obedecer a otro tipo de afección como una mastitis, consecuencia de la leche retenida en el pecho.

Y las grietas en el pezón que no se curan de manera inmediata son un problema que debes resolver en el menor tiempo posible, porque el bebé puede no estar alimentándose de la manera correcta en esos primeros días importantísimos para su sano desarrollo.

Así que si presentas continuidad en la afección y no consigues curar la herida en el pezón y no cicatriza, no dudes en acudir al médico que será quien determinará el tratamiento a seguir.

Remedios caseros para curar un pezón agrietado

A pesar de la modernidad y practicidad de nuestros días, siempre es mejor intentarlo de manera natural si es posible. ¿Quieres saber cómo curar las grietas en el pezón en tu casa?

mejores remedios para curar un pezon agrietado

Aquí te daremos algunos consejos para que puedas curar las grietas en el pezón con remedios caseros y tu bebé pueda mamar sin problemas.

  • El primero de ellos para tratar las grietas es colocar unas gotas de la propia leche materna en la herida ya que la leche materna contiene propiedades antibacterianas y curativas.
  • Después de dar de mamar debes lavarte el pecho con abundante agua tibia y secarlo cuidadosamente con una toalla, dejando el pezón al aire libre el mayor tiempo posible.
  • Aplicar aceite de oliva en tus pezones para hidratar la zona y las posibles lesiones, ayudará también a reducirlas. Debes aplicarlo con suaves movimientos circulares de manera que penetre totalmente en la piel.
  • Lava tus pezones con té de manzanilla para aliviar y reducir esas dolorosas grietas. Prepara la infusión y una vez que esté a temperatura ambiente aplícalo suavemente.
  • Antes de tu ducha diaria tritura algunas fresas, coloca la mezcla en el pezón lesionado y deja actuar 15 minutos. Las fresas frescas refrescarán tus pezones y además tienen muchas propiedades nutritivas para la piel.

Dar de mamar a tu bebé recién nacido es una de las experiencias más emocionantes que existen y fortalece el vínculo entre madre e hijo. Sin embargo, a veces surgen complicaciones a las que debemos hacer frente, como las grietas en el pezón que ha sido el tema de este artículo.

Por tanto, recuerda que tu salud es fundamental, y debes cuidarte para poder disfrutar de ello y que tu pequeño reciba la alimentación necesaria para convertirse en una personita fuerte y sana.

Otros artículos que deberías leer:

Fuentes y Referencias para completar este artículo:

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies