Hipocondría -El Miedo a las Enfermedades-

La hipocondría es un temor abrumador a tener alguna enfermedad grave, aunque los médicos no puedan encontrar evidencia de enfermedad alguna en su organismo.


Las personas hipocondríacas malinterpretan las sensaciones corporales normales como signos de una enfermedad importante. La mayoría de las personas alguna vez en nuestra vida podemos llegar a pensar que tenemos una enfermedad seria, pero las personas con hipocondriasis lo piensan constantemente y se consumen precisamente por ese miedo.causas, síntomas y tratamiento para la hipocondria

Este miedo es severo y persistente e interfiere con el trabajo y las relaciones. Las quejas tienden a centrarse en la cabeza, el cuello y el tronco, por algún tipo de dolor. La hipocondría es algo similar al trastorno obsesivo compulsivo (TOC), debido a la obsesión con la enfermedad y la necesidad de hacer algo para reducir su ansiedad. Se calcula que entre el 75 y el 85% de las personas que padecen hipocondriasis también tienen ansiedad, depresión u otro trastorno mental.


Lee también: ¿Cómo Saber si Sufro Depresión?


 ¿Qué es la hipocondría?

Como ya comentamos al inicio del artículo, el significado de la hipocondría habla de la convicción de tener una enfermedad grave a pesar de que los estudios médicos y los mismos especialistas aseguren y demuestren que el paciente está totalmente sano.

Se trato de un trastorno de ansiedad en el que la persona hipocondríaca presenta pensamientos negativos constantemente sobre un miedo a padecer una enfermedad crónica, como por ejemplo, cáncer.

¿Cómo saber si eres hipocondríaco?

Saber si eres hipocondríaco es una tarea sumamente difícil, puesto que quien lo padece pocas veces asume que tiene este problema. Su temor es tan grande y abrumador, que siente que va más allá de lo que digan las personas, y que nadie le presta atención a los síntomas que invaden su cuerpo, mientras esa “supuesta enfermedad” podría estar consumiéndolo por dentro.

Sin embargo, alguien cercano a tí podría determinar si tienes hipocondría verificando los síntomas que te presentaremos más adelante.

Causas de la hipocondría – ¿Por qué se llega a ser hipocondríaco?

Nadie sabe a ciencia cierta qué causa la hipocondría, pero hay varias teorías, incluyendo:

  • Percepción de los malestares de forma más exagerada
  • Sensación de culpa por su pasado y sentimientos de que la enfermedad llega como “castigo” por su mal comportamiento (sea o no de esta forma).
  • Ser una persona que disfrute de ser el centro de atención y de ser atendido.
  • Síntomas de algún otro tipo de trastorno de ansiedad, o trastorno obsesivo compulsivo.

Existen otros factores que podrían influir en el hecho de que una persona sufra de hipocondría:

  • Antecedentes familiares de hipocondría
  • Algún suceso impactante en el pasado cercano en el que pudiera haberse sentido impactado emocionalmente (como la muerte de un ser querido o amigo)
  • Enfermedad infantil grave

 Síntomas de la hipocondría

  • Preocupación por una padecer una enfermedad grave durante al menos 6 meses.
  • Estado de ánimo de tristeza, angustia o depresión.
  • Sensaciones constantes de que los síntomas de malestar son más grandes de lo normal.
  • Miedo constante a padecer una enfermedad crónica, aunque los médicos digan que no se tienen síntomas.
  • Dificultad para mantener un trabajo, mantener relaciones y realizar actividades diarias.
  • Interpretación equivocada de los resultados de los exámenes practicados.

 Tratamiento de la hipocondría

Antes que nada, la hipocondría debe ser determinada a través de diagnóstico realizado por un psicológico, realizando un test especial que se lleva a cabo durante el desarrollo de su consulta privada.

Podemos adelantarte que el mejor de los tratamientos para poder contrarrestar los síntomas de ansiedad generados por la hipocondría es asistir a terapia con un especialista en psicología que pueda tomar en serio los signos de estrés generados por el temor a padecer a una enfermedad crónica.

para tratar a una persona hipocondriaca es necesario acudir a un psicologo

Pero, para poder llegar a este punto la persona debe asumir que tiene ese padecimiento relacionado con la ansiedad.


También te puede interesar: Los Mejores Métodos para Curar la Ansiedad


Generalmente esto no sucede hasta que hace visitas reiteradas a un médico que evalúe los síntomas físicos que expresa tener y que le atormentan. Aún cuando se hayan hecho análisis de sangre y radiografías (por citar algunas pruebas), es probable que siga sintiendo que la enfermedad está escondida en algún lado y que los médicos no saben buscar bien o son incapaces de encontrarla.

Algunos médicos pueden prescribir inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como sertralina, fluoxetina, fluvoxamina o paroxetina. Un estudio encontró que los pacientes toleraban bien la fluoxetina y que el fármaco era moderadamente efectivo para la hipocondríasis.

La terapia cognitivo-conductual ayuda a identificar los pensamientos que contribuyen a los miedos sobre la enfermedad y a corregir la interpretación errónea de las sensaciones corporales. Este tipo de terapia enseña al paciente a concentrarse menos en los pensamientos y miedos de la enfermedad y a utilizar técnicas de relajación y distracción.

La terapia de control del estrés conductual enseña técnicas de control y relajación del estrés para ayudar a las personas a evitar enfocarse en la enfermedad durante situaciones estresantes. Los médicos pueden utilizarla junto con la terapia cognitivo-conductual.


Te puede interesar también: Maneras Prácticas de Manejar el Estrés


quien la padece siente todos los sintomas de una enfermedad como si realmente la tuviera

Seguir estos consejos nutricionales pueden ayudarte a saber cómo ayudar a un hipocondríaco o a tí si lo eres:

  • Eliminar todos los alérgenos alimentarios sospechosos, incluyendo los lácteos (leche, queso, huevos y helado), trigo (gluten), soja, maíz, conservantes y aditivos químicos para alimentos. Es posible que el médico quiera hacer pruebas para detectar alergias alimentarias.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina B y hierro, como granos enteros (si no tiene alergia), verduras de hoja verde oscura (como espinacas y col rizada) y vegetales marinos.
  • Consumir alimentos antioxidantes, incluyendo frutas (como arándanos, cerezas y tomates) y vegetales (como calabaza y pimiento morrón).
  • Evitar los alimentos refinados, como panes blancos, pastas y azúcar.
  • Tomar comidas pequeñas y frecuentes durante todo el día. Esto ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre (que puede mejorar el estado de ánimo) y mejorar la digestión (que puede reducir el conocimiento de las sensaciones corporales normales a medida que los alimentos pasan por los intestinos).
  • Usar aceites saludables para cocinar, como el aceite de oliva o el aceite de coco.
  • Reducir significativamente o eliminar los ácidos grasos trans, que se encuentran en productos horneados comercialmente, como galletas o pasteles. Estas grasas también se encuentran en patatas fritas, aros de cebolla, alimentos procesados y margarina.
  • Evitar el café y otros estimulantes, el alcohol y el tabaco.
  • Beber de 6 a 8 vasos de agua diariamente.
  • Hacer ejercicio moderado, durante 30 minutos al día, 5 días a la semana.

También es buena idea comenzar a consumir vitaminas que te hagan sentir que tu cuerpo está lo suficientemente protegido de enfermedades, y que tus músculos están recibiendo el valor nutricional necesario para poder evitar cualquier tipo de enfermedad. Podemos recomendar el consumo diario de:

  • Vitamina E. Puedes incorporarlo en pastillas a tu dieta diaria, o también investigar los alimentos con mayor contenido de vitamina E, Vitamina K, Vitamina C y Calcio.
  • Calcio. El consumo de calcio en tabletas diariamente contribuye a la prevención de la osteoporosis y refuerza tus huesos en caso de caídas inesperadas.
  • Vitamina K. Para mantener el ritmo de coagulación de la sangre de forma adecuada.
  • Vitamina C. Puedes adquirir en la farmacia las tabletas efervescentes, o hacer zumos con aquellas frutas cítricas con mayor contenido de vitamina C.
  • Proteína animal y vegetal. Que son aquellos con menor cantidad de grasa, y estimulan el sistema digestivo.
  • Fibra. Alimentos con fibra que te ayuden a desintoxicar tu cuerpo.
  • Agua. El agua es vital para mantener un cuerpo sano y saludable.

Otro método médico para tratar la hipocondría es la Oxigenación Hiperbárica. Con la medicina hiperbárica, se aumenta la presión del ambiente y ayuda las personas que deben lidiar con presión atmosférica distinta a la usual pues ofrece una descomprensión ideal, por ejemplo, para los submarinistas.

A través de ella se aumenta el transporte del oxígeno hacia la sangre. Existen clínicas de oxigenación hiperbárica a nivel mundial, y se implementa a través de túneles de origen subterráneo que no son efectivos para aquellas personas que sufren de claustrofobia, que es un trastorno de ansiedad relacionado con el miedo al encierro.

El caso es que si sospechas que padeces de hipocondría, lo mejor es acudir a un médico especialista en psicoterapia para que te ayude a controlar los síntomas y aliviar tu preocupación.

Noticias que pueden interesarte:

LaVoz.com: Hipocondría: cuando todo está en tu mente

Lee más artículos sobre la Relación entre cuerpo y mente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies