Lombrices en los Niños – ¿Cómo eliminarlas? –

Es común encontrar lombrices en bebés y en niños de entre cinco y diez años de edad. Si notas que tu hijo tiene picazón en el trasero, podría ser una señal de que tiene lombrices. Afortunadamente, son fáciles de tratar.

lombrices en los ninos

¿Qué son las lombrices?

Se las conoce como oxiuros y son lombrices o gusanos intestinales muy pequeños (4-5 milímetros de longitud) y de color blanco-grisáceo. Provocan una de las infecciones parasitarias más habituales cuando somos niños: la oxiuriasis o enterobiasis, es decir, lo que todos conocemos como “tener lombrices”.

Por sí misma no es grave, pero sí muy molesta, especialmente durante la noche que es cuando las larvas se dirigen hacia la zona del ano para depositar allí sus huevos (entre 15 y 20 mil diarios), provocando un gran picor que obliga a estar continuamente rascándose.

Los oxiuros solo se alojan en el cuerpo de los humanos, no lo hacen en ninguna otra especie de animales, y provocan un gran picor en la zona perianal.

Existen 2 tipos de especies de gusanos que pueden vivir en nuestro intestino: lombrices (oxiuros y ascaris) y tenias (no tan habituales pero mucho más agresivas).


Te puede interesar también: Remedios Caseros para Eliminar Cólicos en Bebés


No sufras si tu hijo padece de lombrices, ya hemos comentado que su tratamiento es bastante efectivo y fácil. Más adelante te contamos cómo eliminar estos parásitos en los niños. Tampoco pienses que es por falta de higiene, por abandono o suciedad. Ahora te contaremos cómo se contagian las lombrices.

Causas de las lombrices. ¿Cómo se contagian?

Fundamentalmente de 2 maneras: de la tierra directamente o mediante una persona que ya las tiene.

El parásito (huevos microscópicos) entra en el niño sobre todo a través de la boca. Una vez allí va a través del sistema digestivo hasta que llegan al intestino delgado, que es donde se desarrollan estas larvas. Cuando están ya en el intestino grueso, estos oxiuros se convierten en adultos.

La principal fuente de contagio son las manos de los niños.

los huevos de la lombriz se quedan en las mano del pequeno cuando ha tocado algo que los contenia

El proceso es el siguiente:

Los niños juegan en la arena del parque, en la piscina, en el colegio, etc, y es allí donde están los huevos de las lombrices. Estos acaban bajo las uñas de los pequeños y al llevarse la mano a la boca es cuando comienza la infección.

También pueden contagiarse por alimentos mal lavados o por el polvo atmosférico, aunque es menos frecuente. Por eso es importante llevar una buena higiene, porque si no esos huevos acabarán por toda la casa: la ropa, inodoro, juguetes, toallas y en general todo lo que el niño pueda tocar, con el riesgo de infectar a toda la familia.

Es un mes o dos después de la infección cuando las hembras se reproducen y ponen los huevos, y generalmente lo hacen en la zona del ano. Cuando el niño se rasca y luego se lleva la mano a la boca comienza de nuevo todo, por lo que es un círculo vicioso y por eso es tan importante una buena higiene y una serie de normas para acabar con ellos, como verás más adelante.

Y también porque, como ya hemos dicho, los niños que están infectados pueden transmitírselo a otros niños o a toda la familia, ya que los huevos de la lombriz se transmiten con mucha facilidad.

Es importante aclarar que la infestación sólo se produce si el pequeño se lleva las manos (o el objeto donde estén los huevos) a la boca. Es decir, el contagio sólo se produce cuando se ingieren los huevos.

Signos y Síntomas de Lombrices en los Niños

No siempre somos conscientes de que nuestro bebé o pequeño tiene este tipo de parásito. Por ese motivo, debemos estar alerta a los distintos síntomas que pueden presentarse, entre los que destacan:

cuando un nino tiene lombrices no puede evitar rascarse

  • Picor, escozor e irritación en la zona del ano y los genitales.
  • Puede llegar a ser doloroso si hay muchas lombrices.
  • Son más frecuentes cuando llega la hora de irse a dormir.
  • El niño tiene un sueño intranquilo.
  • Tiene pesadillas y sonambulismo.
  • Cansancio y poco apetito.
  • En rara ocasión puede presentar fiebre.
  • A veces el niño no puede retener el pís porque el picor no le deja controlar su vejiga.
  • Bruxismo (rechinar y apretar los dientes).
  • En niñas, la infección puede llegar a la vagina (picor vaginal y molestias cuando orinan, por lo que a menudo puede confundirse con una infección urinaria).

En ocasiones, estas pequeñas lombrices también se pueden encontrar en las heces.

En algunas casos, especialmente con las lombrices en adultos, puede que no supongan ningún tipo de molestia.

Exámenes para detectar lombrices en niños

El pediatra probablemente usará la “prueba de cinta adhesiva” (test de Graham) para verificar si hay huevos de lombriz o gusanos.

Esto implica poner cinta adhesiva sobre el ano de tu pequeño, sacarlo y luego colocarlo en un portaobjetos de vidrio.

Cuando el médico observa el portaobjetos bajo un microscopio en un laboratorio, pueden ver si hay lombrices.

Es mejor que le hagas esta prueba a primera hora de la mañana antes de que se bañe o haga popó y se limpie el trasero.

Tratamientos para las lombrices

Seguramente a estas alturas te estarás preguntando, ¿cómo eliminar las lombrices en los niños? Son fáciles de tratar y generalmente no son graves.

Tu pediatra probablemente te recetará un medicamento a base de tabletas antiparasitarias, para que las compres en una farmacia. Estos comprimidos generalmente funcionan después de una o dos dosis. Hay que aclarar que no se trata de un antibiótico, puesto que los oxiuros no son bacterias.

Uno de los medicamentos más usados es el mebendazol.

hay que tratar estos gusanos con tabletas antiparasitarias

Si a tu hijo le diagnostican con lombrices, deberías de tratar a todos los miembros de la familia. Esto detiene la diseminación de los gusanos. Hay que tener en cuenta que las personas con mayor riesgo de contraer oxiuros son quienes duermen en la misma habitación que el niño.

Desafortunadamente, este tratamiento no acaba con los huevos, por lo que es importantísimo que se repita la dosis dos semanas después, que será cuando los huevos que queden eclosionen.

También es una buena idea mantener a tu hijo en casa sin llevarlo a la escuela mientras tenga lombrices, para evitar que se propaguen a otros niños.

Mientras dura el tratamiento, puedes aliviar los picores del niño sentándolo en un barreño con agua tibia durante media hora aproximadamente, unas 3 veces al día.

Por último, hay que señalar que, además del tratamiento farmacológico, es fundamental lavar la ropa que ha estado en contacto con el niño (pijama, ropa interior, toallas, ropa de cama, etc) con agua muy caliente y evitar por todos los medios sacudirla antes de lavarla, porque de lo contrario corremos el riesgo de extender las larvas y los huevos por toda la casa.

Prevención de lombrices en niños

Existen varias maneras de ayudar a prevenir la propagación de las lombrices:

es fundamental lavarse bien las manos con agua y jabon

  • Lavarse bien las manos con agua y jabón, especialmente bajo las uñas, después de ir al baño y antes de manipular los alimentos.
  • Cortar las uñas regularmente.
  • Trata de animar a tu hijo de no rascarse alrededor de la parte inferior o chuparse los dedos (ver cómo evitar que mi hijo se chupe el dedo).
  • Tratar a toda la familia con tabletas antiparasitarias cuando alguno de ellos tenga lombrices.
  • Si tú o tu hijo tenéis lombrices, lava regularmente la ropa y la ropa de cama con agua caliente y jabón todos los días hasta varios días después del tratamiento.
  • Limpia las tapas del inodoro y los orinales regularmente.

Puedes leer más artículos como este en nuestra sección sobre Hábitos de Vida Saludables para Niños.

Fuentes y Referencias para completar este artículo:

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies