9 maneras prácticas de manejar el estrés

El estrés es inevitable. Entra y sale de nuestras vidas de forma habitual. Y puede aproximarse fácilmente a todos nosotros a menos que tomemos medidas.

Afortunadamente, hay muchas cosas que puedes hacer para minimizar y hacer frente al estrés. Aquí hay 9 maneras prácticas para manejar el estrés sin causar más tensión y molestias.

maneras practicas de manejar el estres

1. Averigua de dónde proviene el estrés.

A menudo, cuando estamos estresados, parece que estemos en un gran lío con cosas que te causan estrés apareciendo desde todos los ángulos.

Comenzamos a sentir que estamos jugando a un juego de esquivar la bola, esquivando y corriendo a toda velocidad para no acabar golpeados por una lluvia de bolas. Tomamos una posición defensiva, y no es la correcta.

En lugar de sentirte como si estuvieras agitado día tras día, identifica lo que realmente te hace estar estresado. ¿Es un proyecto específico en el trabajo, un examen próximo, una disputa con tu jefe, un montón de ropa acumulada, una pelea con la familia?

Al obtener información específica y señalar los factores de estrés en tu vida, estás un paso más cerca de organizarte y tomar medidas.

2. Considera lo que puedes controlar y trabaja en eso.

Si bien no puedes controlar lo que hace tu jefe, lo que dicen tus suegros o el mal estado de la economía, SÍ puedes controlar cómo reaccionas, cómo realizas el trabajo, cómo gastas tu tiempo y en qué gastas tu dinero.

Lo peor para el estrés es tratar de tomar el control de todas esas cosas que son incontrolables. Porque cuando inevitablemente fallas- ya que está fuera de tu control – solo te estresarás más y te sentirás desamparado.

Así que después de haber pensado en lo que está haciendo hincapié en ti, identifica aquellos factores de estrés que puedes controlar y determina las mejores maneras de tomar medidas.


Puede que también te interese: Cómo Entrenar Nuestro Cerebro Para Ser Más Positivos


Tomemos el ejemplo de un proyecto de trabajo. Si el alcance te está poniendo tenso, habla con tu supervisor sobre él o divide el proyecto en tareas y hazlas paso a paso.

El estrés puede ser paralizante. Hacer lo que está dentro de tu control te mueve hacia adelante y es fortalecedor y estimulante.

3. Haz lo que amas.

Es mucho más fácil manejar el estrés cuando toda tu vida está llena de actividades que te encantan. Incluso si tu trabajo es una central de estrés, puedes encontrar un hobby o dos que enriquezcan tu mundo.

encuentra un hobby para reducir tu tasa de estres

¿Qué te apasiona? Si no estás seguro de la respuesta, experimenta con una variedad de actividades para encontrar aquello que sea especialmente significativo y satisfactorio para ti.

4. Gestiona bien tu tiempo.

Uno de los mayores factores de estrés para muchas personas es la falta de tiempo.

Tu lista de tareas se expande, mientras que el tiempo vuela. ¿Cuántas veces has deseado más horas en el día o escuchado a otros lamentarse por su falta de tiempo?

Sin embargo, tienes más tiempo de lo que piensas, como Laura Vanderkam escribe en su libro titulado, “168 Horas: Tienes más tiempo de lo que piensas”.

Todos tenemos las mismas 168 horas (24 horas por 7 días a la semana), y sin embargo hay un montón de personas que son padres dedicados y empleados a tiempo completo y que disfrutan al menos de siete horas de sueño por noche y llevan vidas satisfactorias.

Aquí están los siete pasos de Vanderkam para ayudarte a revisar tu lista de tareas pendientes y encontrar tiempo para las cosas que realmente te hacen disfrutar (está en inglés pero es fácil de entender y si no siempre puedes usar el traductor de Google).

5. Elimina todos los elementos prescindibles de tu vida

Revisa tus actividades diarias y semanales para ver lo que puedes eliminar. Como Vanderkam pregunta en su libro:

¿Tus hijos realmente aman sus actividades extraescolares, o lo están haciendo para complacerte? ¿Te estás ofreciendo voluntario para demasiadas cosas y te roba eso tiempo de las que tú podrías tener más impacto? ¿Todo tu departamento realmente necesita reunirse una vez por semana o tener esa llamada de conferencia diaria?

También sugirió hacer estas preguntas: ¿Mis actividades se ajustan a mis metas y valores? ¿Estoy haciendo cosas que dan sentido a mi vida? ¿Estoy haciendo la cantidad correcta de cosas?

Reducir tu lista de tareas prescindibles puede reducir en gran medida tu estrés.

6. ¿Te estás volviendo vulnerable al estrés?

Si percibes algo como un factor de estrés depende en gran parte de tu estado actual de mente y cuerpo.

considera si te estas volviendo vulnerable al estres y actua en consecuencia para reducirlo

Es decir, cada situación en la que estamos involucrados tiene lugar en un contexto muy específico que está afectado por nuestra salud: el sueño, las sustancias psicoactivas, si hemos tomado el desayuno ese día y si estamos en forma física.

Así que si no estás durmiendo suficientes horas de sueño o no tienes mucha actividad física durante la semana, puede estar haciéndote más susceptible al estrés.


Es posible que también te interese: Consecuencias de Dormir Poco


Cuando estás privado de sueño, sedentario y lleno hasta arriba de café, incluso los factores de estrés más pequeños pueden tener un enorme impacto.

7. Mantener unos buenos límites.

Si eres una persona complaciente, decir no te puede hacer sentir como si abandonaras a alguien, como si fueras una persona terrible o estar tirando todo el civismo por la ventana. Pero por supuesto que no podías estar más lejos de la verdad.

Además, esos pocos segundos de malestar valen la pena si se consigue evitar el estrés de realizar una actividad extra o hacer algo que no aporta valor a tu vida.

Una cosa que hemos notado sobre las personas productivas y felices es que son muy protectoras de su tiempo y tienen bien marcadas sus fronteras.

Pero no te preocupes: construir límites es una habilidad que puedes aprender.

8. Darse cuenta de que hay una diferencia entre preocuparse y cuidar.

A veces, nuestra mentalidad puede provocar que aumente el estrés, por lo que una pequeña cuestión se convierte en una pila enorme de problemas.

Seguimos preocupándonos, de alguna manera, pensando que esta es una respuesta productiva -o al menos inevitable- al estrés. Pero confundimos la preocupación por la acción.

existe una enorme diferencia entre preocuparse y cuidar

Preocuparse es un intento de ejercer control sobre el futuro pensando en ello, mientras que cuidar es tomar medidas.

Cuando estamos cuidando a alguien o algo, hacemos las cosas que apoyan o avanzan los mejores intereses de la persona o cosa que nos importa.

Si estás lejos de casa durante una semana, puedes preocuparse de tus plantas y de volver a casa para encontrarlas marrones y marchitadas. Preocuparse no es regar.

Del mismo modo, preocuparse acerca de tus finanzas no soluciona nada, salvo alterarte más (y probablemente evitar que tomes acción).

Cuidar tus finanzas, sin embargo, significa establecer un presupuesto, pagar las cuentas a tiempo, usar cupones de descuento y reducir la frecuencia con la que salir a cenar, por ejemplo.

Sólo este pequeño cambio en la mentalidad de la preocupación al cuidado puede ayudarte a ajustar tu reacción al estrés.

Para ver esta distinción entre preocuparse y cuidar, hay una actividad donde la persona enumera respuestas para cada una de las preguntas. Por ejemplo:

  • Preocuparte por tu salud implica …
  • El cuidado de tu salud implica …
  • Preocuparte por tu carrera implica …
  • Cuidar de su carrera implica …

9. Aceptar los errores-o al menos no ahogarse en el perfeccionismo.

Otra mentalidad que puede exacerbar el estrés es el perfeccionismo. Tratar de ser una persona libre de errores y esencialmente pasar tus días con pies de plomo es agotador y angustioso.

Como todos sabemos pero se tiende a olvidar: el perfeccionismo es imposible e inhumano.

el perfeccionismo no existe y es contraproducente

Nada bueno puede venir del perfeccionismo. La investigación demuestra que el perfeccionismo dificulta el éxito.

De hecho, a menudo es el camino hacia la depresión, la ansiedad, la adicción y la parálisis de la vida (todas las oportunidades que perdemos porque estamos demasiado asustados para poner algo en el mundo que podría ser imperfecto).

Además, cometer errores puede conducir al crecimiento y al éxito. Para superar el perfeccionismo hay que ser más compasivo con uno mismo. No podríamos estar más de acuerdo con esta afirmación.

Fuente: https://psychcentral.com/blog/archives/2011/07/11/10-practical-ways-to-handle-stress/

Si quieres leer artículos similares a 9 Maneras Prácticas De Manejar El Estrés visita nuestra categoría de Psicología y Mente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies