Mitos Sobre la Presión Arterial Alta

¿Estás preocupado/a por tu hipertensión, la de un familiar o la de un amigo? Dicha preocupación está bien fundada.

Si no se trata, la presión arterial alta, también llamada hipertensión, puede conducir a una serie de problemas de salud, como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

mitos sobre la hipertension o presion arterial alta

Saber más sobre la presión arterial alta puede ayudarte a prevenir que esta enfermedad dañe tu salud, o la salud de alguien a quien quieres.

Lo mejor es comenzar por aprender la verdad sobre esta enfermedad– y lo que no es cierto también.

A continuación te presentamos 5 mitos bastante frecuentes sobre la hipertensión.

1. La presión arterial alta no es para tanto

Al principio, es posible que no notes síntomas de presión arterial alta, por lo que puede que no estés demasiado preocupado.

Sin embargo, a largo plazo la presión arterial alta puede matarte.

Normalmente, tu corazón late regularmente, bombeando sangre a través de los vasos de todo el cuerpo.

A medida que la sangre es empujada por el latido del corazón, a su vez empuja contra los lados de los vasos sanguíneos.

Los vasos sanguíneos son flexibles y pueden ensancharse o contraerse, según sea necesario, para mantener la sangre fluyendo bien.

Por una variedad de razones, tu sangre puede comenzar a empujar demasiado fuerte contra los vasos sanguíneos.

como daña la presion arterial alta a las arterias

Esta es la presión arterial alta, que puede causar que tus arterias se vuelvan rígidas con el tiempo. Así comienzan los problemas…

La presión arterial alta puede causar daño a los vasos sanguíneos, el corazón, los riñones y otros órganos del cuerpo.

Las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, causados por la presión arterial alta, son una de las primeras causas de muerte en el mundo.

El asunto más alarmante sobre la tensión arterial alta es que puede que la tengas sin ni siquiera saberlo. Es por eso que los médicos a menudo llaman a la presión arterial alta el “asesino silencioso”.

Los profesionales de la salud están de acuerdo: La hipertensión es un gran problema.

2. La presión arterial alta no se puede prevenir

Tal vez tengas familiares con presión arterial alta. Tal vez estés dentro de ese grupo de personas que están en mayor riesgo. Por estas u otras razones, puedes sentirte tentado a pensar que no hay nada que puedas hacer con respecto a la hipertensión.

Pues te traemos buenas noticias: Incluso si tienes muchos factores de riesgo, hay pasos que puedes tomar para prevenir la presión arterial alta:

  • Mantén tu peso a un nivel saludable. Puedes lograrlo con una combinación de alimentación saludable y ejercicio regular.
  • Lleva una dieta sana. Esto incluye comer sólo la cantidad de alimento que tu cuerpo necesita y elegir alimentos ricos en nutrientes y bajos en grasa, azúcar y sal.
  • Limita la cantidad de sal que consumes. La mayor parte del sodio que comes está en forma de sal. Puede ser la sal que agregas tu mismo o la sal que se agregó a los alimentos procesados que consumes.
  • Limita la cantidad de alcohol que bebes.
  • No fumes y minimiza la exposición al humo de terceros.
  • Haz ejercicio regularmente. Trata de realizar al menos 30 minutos de actividad cada día, al menos cinco días a la semana. El ejercicio alivia el estrés y te ayuda a controlar tu peso.
  • No dejes que el estrés se acumule. Los productos químicos que tu cuerpo fabrica en respuesta al estrés hacen que tu corazón lata más y más rápido y que los vasos sanguíneos se aprieten. Todo esto hace que la presión arterial sea más alta.

Pregúntale a tu médico sugerencias sobre la hipertensión y cómo prevenirla.

3. Está bien siempre y cuando sea un número normal

Podrás comprobar que cuando tu médico mide tu presión arterial, la lectura incluye dos números, uno escrito encima del otro.

la lectura de la presion arterial incluye dos numeros

Estos números pueden ser confusos. El número superior es tu presión arterial sistólica.

Este número representa la fuerza de la sangre a través de los vasos sanguíneos durante los latidos del corazón.

  • 119 o inferior es la presión arterial sistólica normal
  • 120-139 es prehipertensión
  • 140 y mayor es la presión arterial alta
  • 150 y mayor es la presión arterial alta en los mayores de 60 años.

El número inferior se llama presión arterial diastólica. Este número representa la fuerza de la sangre a través de tus vasos sanguíneos entre los latidos del corazón, mientras que tu corazón está descansando.

  • 79 o inferior es la presión arterial diastólica normal
  • 80-89 es prehipertensión
  • 90 y mayor es la hipertensión

Muchas personas prestan más atención a la tasa sistólica que la diastólica, pero los expertos dicen que el corazón puede tolerar mejor un número alto (sistólico) que un número alto (diastólico).

A medida que envejeces, sin embargo, el número sistólico tiende a tomar una importancia adicional por el riesgo de ataque cardíaco y, especialmente, el accidente cerebrovascular aumenta.

La presión arterial cambia a lo largo del día, dependiendo de las actividades que realicemos.

La presión arterial también cambia con el tiempo. La presión arterial sistólica tiende a aumentar a medida que se envejece. La presión arterial diastólica puede disminuir a medida que se envejece.

Si cualquiera de tus lecturas de presión arterial es superior a la normal, entonces necesitas tomar acción de inmediato.

Tú y tu médico podéis elaborar un plan para tratar la presión arterial alta o incluso la prehipertensión antes de que se produzcan daños en los órganos.

4. Acerca del tratamiento

Dejar tus comidas favoritas, tomar medicamentos con efectos secundarios molestos… Estas son algunas de las cosas que podrías temer cuando uno piensa en el tratamiento para la presión arterial alta.

Es cierto que puede llevar algún tiempo desarrollar un plan de tratamiento que funcione bien para ti, porque la presión arterial alta a menudo tiene varias causas subyacentes.

En muchos casos, la causa específica de la presión arterial alta puede no ser evidente.

El médico trabajará estrechamente contigo para determinar qué combinación de tratamientos funciona mejor para controlar la hipertensión. Es probable que tu plan de tratamiento incluya los siguientes elementos:

El plan de alimentación DASH. El enfoque dietético para detener la hipertensión incluye comer menos grasa y menos grasa saturada, así como comer más frutas y verduras frescas y alimentos de grano entero.

Limitar el uso de sal y alcohol también puede ayudar a reducir la hipertensión. Un dietista puede ayudarte a encontrar las mejores maneras de alcanzar estas metas sin renunciar a tus alimentos favoritos.

Control de peso. El sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar presión arterial alta. Seguir el plan de alimentación DASH y hacer ejercicio regularmente puede ayudarte a perder peso.

Pídele a tu médico que te ayude a determinar una meta. Él puede derivarte a otros profesionales de la salud para obtener asistencia en la creación de un plan de pérdida de peso.

Disminuir la cantidad de alcohol que consumes. El alcohol puede aumentar la presión arterial, especialmente si bebes demasiado. El recorte o la abstención podrían ser imprescindibles.

No Fumar. El humo del tabaco puede aumentar la presión arterial. También puede dañar directamente el corazón y los vasos sanguíneos. Habla con tu médico sobre las diferentes maneras que hay para dejar de fumar.

Medicación. Es probable que el médico prescriba medicamentos para controlar tu presión arterial alta. Es común tomar más de un medicamento para tratarla.

medicamentos para la hipertension

Es posible que el médico te pida que cambies de medicamento o cambies la dosis hasta que encuentre una combinación que funcione mejor para controlar la tensión y que tenga menos efectos secundarios. Los medicamentos usados para tratar la tensión arterial alta incluyen:

  • Diuréticos para reducir la cantidad de líquido en la sangre, ayudando a tu cuerpo a deshacerse del extra de sodio.
  • Inhibidores de la ECA, alfa-bloqueantes y bloqueadores de los canales de calcio para ayudar a mantener los vasos sanguíneos en perfecto estado.
  • Beta-bloqueadores para prevenir que tu cuerpo produzca adrenalina. La adrenalina es una hormona del estrés que hace que el corazón lata más y más rápido. También hace que los vasos sanguíneos se estrechen.

La medicación disminuye el ritmo cardíaco, disminuyendo así la presión arterial.

5. El tratamiento no funciona

De hecho, si trabajas con tu médico para desarrollar un programa integral para controlar tu presión arterial, dicho plan puede funcionar. Para maximizar los beneficios del plan, sigue estos pasos:

  • Revisa tu presión arterial con la frecuencia recomendada por el médico.
  • Sigue su plan de tratamiento de manera consistente. Informa de inmediato a tu médico si tienes problemas con algunas partes del plan. El médico puede referirte a otros profesionales de la salud para que te ayuden.
  • Consulta a tu médico siempre que lo necesites. Lleva contigo los registros de presión arterial para mostrarle cómo funciona el plan.
  • Consulta a tu médico o farmacéutico sobre los efectos secundarios de los medicamentos. Debes saber cuándo llamar a tu médico si hay algún problema.
  • Reduce la cantidad de sal que ingieres.

Aprender sobre la presión arterial alta y cómo puede dañar tu salud es el primer paso en el control de esta enfermedad para que puedas permanecer saludable durante los próximos años y no dejarnos engañar por los mitos que existen en torno a ella, ya que se trata de un problema muy grave.

Fuente: http://www.webmd.com/hypertension-high-blood-pressure/5-misconceptions-about-hypertension

Puedes encontrar artículos similares a 5 Peligrosos Mitos Sobre La Hipertensión en nuestra sección de Vida Sana.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies