Placenta Previa -Definición y Causas-

Cuando a una mujer la diagnostican con placenta previa significa que la placenta se encuentra ubicada en una posición más baja de lo normal. Se encuentra concretamente al lado del cuello uterino, lo cual obstruye la apertura de éste.

placenta previa

Es importante mencionar que la placenta es el órgano que se encuentra ubicado arriba del útero, y por donde se nutre el bebé en su formación mediante el cordón umbilical.

Ahora bien, aunque presentar esta condición no es un problema al principio del embarazo, si no es tratada a tiempo, sí podría llegar a complicarse.

A continuación te explicaremos de una forma sencilla cuáles son sus causas, síntomas y el tratamiento que debe seguirse para evitar que el problema vaya a más.

Tipos de Placenta Previa

Antes de conocer sus causas, es importante conocer los tipos de placenta previa que existen, y lograr determinar así, cuál de ellos puedes estar padeciendo.


Te puede interesar también: Embarazo Ectópico: Todo lo que hay que Saber


Tenemos los siguientes:

  • Placenta marginal. Es aquella que se presenta justo al lado del cuello uterino, pero no cubre su abertura.
  • Placenta parcial. Es aquella que cubre cierta parte de la abertura cervical.
  • Placenta completa. Es aquella placenta que cubre toda el área cervical.

tipos de placenta previa

Causas de la Placenta Previa

Durante el embarazo es normal que la placenta se desplace a medida que el útero va creciendo y estirándose para el acomodo del feto.

A medida que el embarazo avanza, la placenta también lo hace hacia la parte superior del útero para lograr que el cuello uterino se encuentre despejado en el momento del parto.

Cuando esto no ocurre, y la placenta cubre de forma parcial o completa el útero, se habla de placenta previa. Esta condición se presenta en 1 de cada 200 mujeres.

Sus causas principales son las siguientes.

  • Muchos embarazos previos. Cuando no se les al cuerpo y al organismo el descanso que necesitan, aumentan las posibilidades de presentar este tipo de placenta.
  • Útero mal formado. Algunas mujeres desarrollan un útero anormal. Esta es una de las principales causas de esta condición.
  • Embarazos múltiples. Los embarazos de mellizos y trillizos tiende a debilitar mucho el útero, provocando esta placenta.
  • Mujeres con más de 35 años de edad. La edad es otro factor influyente en la producción de esta placenta. Las mujeres que se quedan embarazadas después de los 35 años, tienen mayor riesgo de presentarla.
  • El tabaquismo. Si una mujer fuma mucho antes de quedarse embarazada, tiene un alto índice de presentar esta placenta.
  • Cicatrización del revestimiento del útero. Cuando hay una mala cicatrización del útero ocasionada por un aborto, cesárea o alguna cirugía, es posible padecer de este tipo de placenta.
  • Fecundación in vitro. Esta técnica que busca la generación de un embrión, puede terminar generando esta condición en las mujeres embarazadas.
  • Antecedentes de placenta previa. Si hay indicios de haber presentado este tipo de placenta anteriormente, existe mayor probabilidad de que siga produciéndose.

fumar es una de las posibles causas de la placenta previa


También te puede interesar: Principales Enfermedades que Afectan al Útero


Síntomas de Placenta Previa

Los síntomas de esta condición, pueden variar en cada mujer. En algunos casos puede ser más fuertes que en otros. Todo dependerá de la forma en la que reaccione su organismo. Los síntomas más comunes son los siguientes.

  • Sangrado vaginal. Es uno de los síntomas más comunes. Dependiendo del tipo de placenta que se presente, el sangrado puede ser más o menos intenso.
  • Cólicos. Si una mujer tiene cólicos de forma frecuente durante el embarazo, es posible que esté padeciendo de esta condición.
  • Contracciones prematuras. Aún cuando no se está cerca de llegar a la fecha del parto y las mujeres comienzan a sentir muchas contracciones, es un claro indicio de que la placenta es previa.
  • Posición del bebé. Esto es posible verificarlo en las ecografías. Si el médico determina que el bebé está en posición transversal o de nalgas, es porque hay indicios de esta placenta.
  • El tamaño del útero. Si se descubre que el útero tiene un tamaño mayor, según la etapa gestacional, aumentan las probabilidades de padecer de placenta previa.

Tratamiento para la Placenta Previa

Una vez que a la mujer embarazada se le diagnostica esta condición, es importante que siga un tratamiento para lograr recuperarse en el menor tiempo posible.


Te puede interesar: El Ibuprofeno en la Lactancia


Todo va a depender del tipo de placenta que presente y la etapa gestacional en la que se encuentre. Sin embargo, entre las indicaciones más comunes están las siguientes.

  • Lo primero que le indica el médico es que debe reducir las actividades. De esta manera, es posible minimizar el sangrado que produce esta condición.
  • Otro de los tratamientos más comunes es guardar reposo. Es indispensable que la embarazada guarde el reposo adecuado y evitar perjudicar al feto.
  • Los doctores también recomiendan que la pelvis tenga un descanso adecuado. Todo esto se traduce en que deben disminuir las relaciones sexuales hasta lograr restablecerse. Evitar además ponerse tampones y descartar por completo la aplicación de duchas vaginales.
  • No colocar nada sobre ni cerca de la vagina. En este caso, también se debe eliminar el uso de vibradores.
  • Evitar los viajes largos, ya que de esta manera se expondría la vagina a los movimientos continuos del coche y eso podría provocar una hemorragia vaginal.
  • Dependiendo de la edad gestacional en la que se encuentre la madre, se usa como tratamiento las inyecciones de esteroides para ayudar a madurar los pulmones del bebé.
  • Cuando el caso ha pasado a un nivel un poco delicado, el mejor tratamiento es recibir transfusiones de sangre.
  • También se debe hacer uso de ciertos medicamentos para lograr prevenir un parto prematuro, y permitir que el embarazo pueda llegar hasta la semana 36.
  • En caso de que la embarazada se encuentre cerca de la fecha de parto, es probable que el mejor tratamiento sea practicarle una cesárea. De esta manera se controla el abundante sangrado que produce esta placenta.

Lee también: ¿Es Normal si Sangro y Estoy Embarazada?


Finalmente la placenta previa es una condición que puede afectar a cualquier mujer, en cualquier etapa del embarazo. Sin embargo, si es tratada a tiempo, es posible reducir sus síntomas y tener un control sobre ella para lograr tener un parto sin problemas.

Lo primero que se debe hacer es tratar de identificar el tipo de placenta que es y seguir el tratamiento adecuado para garantizar el sano desarrollo y crecimiento del bebé.

Visita nuestra sección de Embarazo y Lactancia para conocer que más Riesgos hay durante el Embarazo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies