¿Por qué tenemos pesadillas?

Aunque suelen ser más habituales tanto en la infancia como en la adolescencia, todas aquellas cosas que vivimos día a día también son susceptibles de provocar pesadillas en la edad adulta.

La parte oscura de la mente humana tiene la capacidad de producir toda clase de pesadillas y desvaríos espantosos que nos vienen a visitar mientras estamos durmiendo.

En el artículo de hoy queremos contarte Por qué tenemos pesadillas y Cómo tratar de evitarlas.

¿Por qué tenemos pesadillas?

¿Qué son las pesadillas?

Una pesadilla, por definición, es un sueño que puede causar una respuesta emocional significativa, de terror o de miedo.

Del mismo modo, puede generar otras sensaciones como ansiedad, tristeza o depresión. Vivimos las pesadillas como fuentes de malestar, de peligro y, a veces, incluso de pánico psicológico y físico.

Las personas que las sufren tienden a despertar con una fuerte sensación de angustia, costándoles incluso coger de nuevo el sueño.

Si las experimentamos con cierta frecuencia, interfiriendo en los patrones de sueño y provocando insomnio, puede que necesitemos la ayuda de un médico.


También te puede interesar: 6 Malos Hábitos Que Te Impiden Descansar Bien


Fase REM para las pesadillas

Las pesadillas se producen en la conocida como “fase de movimiento ocular rápido” (fase REM), que se da al final del ciclo del sueño.

La infancia y la adolescencia son las etapas donde se producen con más frecuencia, si bien casi todo el mundo puede sufrirlas en algún momento de su vida.

La mayoría de las veces no se trata de problemas serios, y vienen dadas por pensamientos inquietantes que se han producido a lo largo del día, como por ejemplo ver una peli de terror.

Las pesadillas pueden suponer un problema cuando impiden dormir adecuadamente a la persona y pueden llegar a producir verdadera angustia.

las pesadillas surgen en la fase REM del sueño

¿Qué sucede cuando tenemos pesadillas?

En la primera etapa de nuestros sueños pueden tenerse pesadillas, aunque son más ligeras y no las solemos recordar.

No obstante, en la segunda fase, en la ya mencionada fase REM, los sueños son más intensos y más complejos. Por esto mismo son más fáciles de recordar.

Nuestra actividad cerebral a lo largo de esta fase es parecida a la que tenemos durante la vigilia, o sea, activa. Los músculos están paralizados y la respiración y la frecuencia cardíaca pueden estar alteradas.

Nuestros ojos se mueven sin parar, aunque no seamos conscientes de ello.

La percepción que podemos llegar a sentir a lo largo de estos sueños nos genera una agitación que puede acabar en un despertar brusco.

¿Por qué se producen las pesadillas?

Tenemos las causas físicas (la fiebre alta es una de las más comunes) y las causas fisiológicas. Entre estas últimas, destacan la ingesta de drogas, el estrés y la ansiedad.

Comer justo antes de irse a dormir aumenta la actividad cerebral y el metabolismo del cuerpo, y es una causa habitual de tener pesadillas.

Los especialistas en psicoanálisis aseguran que las pesadillas son una manifestación del inconsciente a través de imágenes que nos producen angustia.

En general se trata de conflictos mentales que la persona no tiene resueltos. Ciertos especialistas aseguran que la pesadilla tiene la “misión” de que el sujeto pueda superar sus temores ancestrales.

Otras causas de las pesadillas pueden ser la ingesta de Coca Cola, café, alcohol u otro tipo de bebidas estimulantes.

Igualmente influyen las rupturas sentimentales, llevar varias noches sin dormir, la muerte de un ser querido y, por supuesto, sufrir trastornos respiratorios a lo largo del sueño, conocido como apnea.

Las pesadillas infantiles

En lo que a los niños se refiere, tener una pesadilla puede ser consecuencia de una ansiedad acumulada, de su inseguridad o de sus miedos.

pesadillas en los niños

Aunque también las tienen como consecuencia de amenazas de los padres, programas con violencia que han visto en la tele o por enfermedades.

Tratamiento contra las pesadillas

Si las pesadillas se sufren de manera angustiosa y muy frecuentemente, lo mejor es acudir a un especialista.

El primer paso del tratamiento es descartar que exista alguna patología grave, como la apnea, o la ingesta de algún fármaco.

Después hay que efectuar un diagnóstico valorando cómo es la pesadilla,  en qué instante de la noche se produce, cuáles son los hábitos de sueño, etcétera.

También suele ser habitual recurrir a una polisomnografía, para valorar los factores de los estados de vigilia y sueño con la ayuda de unos vídeos.

¿Qué pesadillas son las más habituales?

La desesperación, la angustia y el miedo vienen a ser los factores más comunes.

Entre la “temática” más frecuente, tenemos:

  • Llegar tarde a una cita
  • Insectos, arañas, reptiles, etc.
  • Sufrir una persecución

También es frecuente tener la pesadilla de que no te puedes mover o que te caes al vacío.

Si quieres leer artículos parecidos a ¿Por qué tenemos pesadillas? te invitamos a visitar nuestra sección de Psicología y Mente.

Resumen
Fecha
Contenido
¿Por qué tenemos pesadillas?
Valoración del Autor
5

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR