Vitamina K ¿Qué es y para qué sirve?

En el artículo de hoy te hablaremos  de la vitamina K , también conocida como “Fitomenadiona” y está ubicada en el conjunto de las vitaminas que pueden disolverse en grasas y aceites, es decir, que está incluida en las vitaminas de naturaleza liposolubles.

Para que puedas comprender un poco más, te detallaremos mejor la descripción anteriormente dada.

vitamina k, que es y para que sirve

La fitomenadiona es parte de una micro división natural entre la vitamina K1 (también conocida como la filoquinona) que entra a tu cuerpo mediante la ingesta de vegetales verdes, el consumo de hígado y también a través de los aceites vegetales y la vitamina K2 (también conocida como menaquinona) que la produce el organismo a través de las bacterias que conviven en los intestinos.

Además de esto, existe una tercera vitamina K, denominada K3 (o menadiona), que tiene como función principal duplicar las propiedades de las dos anteriormente mencionadas. Ésta es la que se analiza en los laboratorios farmacológicos para ser sintetizada y suministrada a aquellas personas que no puedan producir por sí mismas la K1 y la K2.

La vitamina K simple ayuda al cuerpo en el proceso de la coagulación sanguínea en los momentos más necesarios, como cuando tienes una herida, cuando eres intervenido quirúrgicamente, cuando te retiras una espina de la piel, e inclusive cuando te sacan sangre para hacerte un estudio de laboratorio.

Las personas que no producen por sí solas la cantidad suficiente de este compuuesto, comienzan a sufrir de sangrados nasales, hemorragias externas, y por ese motivo deben ser tratadas de forma inmediata con suplementos que tengan la suficiente vitamina K que necesita su cuerpo para no poner en riesgo su salud.

 Tipos de Vitamina K

Se divide en tres tipos que son los que te mostraremos a continuación y que te hemos mencionado anteriormente:

Vitamina K1. Que también es conocida como filoquinona y puedes hallarla en las plantas, sobre todo en aquellos vegetales que son de color verde. Se dirige directamente hacia el hígado de las personas y contribuye a la correcta coagulación de la sangre.

Vitamina K2. También es conocida como menaquinona, su composición se basa en bacterias capaces de cubrir por completo el sistema digestivo, es decir, el tracto gastrointestinal. Se dirige a los huesos, vasos sanguíneos y demás tejidos que conforman el hígado.

Vitamina K3. Es también conocida como menadiona, es algo tóxica porque es una forma sintética del compuesto.

Cuando te aconsejan consumir Vitamina K como suplemento, lo más probable es que te recomienden la K2, que además de ser natural, no es tóxica, aún cuando se exceda en 500 veces la dosis la recomendada. La vitamina K2 es producida por el mismo cuerpo y también por algunos alimentos fermentados.

tipos de vitamina k

La mejor forma de aumentar los niveles de vitamina K en el cuerpo es comenzar a consumir alimentos fermentados, puesto que la vitamina K2 que contienen son los encargados de hacer que su dosis se eleve de forma inmediata. Uno de los alimentos más apropiados para esto es la soja fermentada.

La vitamina K2 es tan buena que te ayuda a cuidar tu corazón. Evita que las arterias coronarias se endurezcan, lo que es factor común en las personas que sufren de insuficiencia cardíaca. Si una persona consume la suficiente cantidad puede reducir el riesgo de sufrir de osteoporosis.

¿Para qué sirve?

Es tan importante para la salud que tiene la capacidad de hacer que el calcio se unifique a tu centro o núcleo oseo, lo que desde luego evitará enfermedades musculares o cardiovasculares en un futuro, además de lo ya mencionado anteriormente.

¿Quiénes no deben tomar Vitamina K?

Los médicos no recomiendan que las mujeres en estado consuman vitamina K2 puesto que puede generar daños al feto relacionados con el hígado. Tampoco los bebés recién nacidos pueden recibirla, puesto que en el recién nacido es delicada, ya que corren el riesgo de sufrir de problemas de anemia hepática, hepatitis o enfermedades afines.


Te puede interesar también: Síntomas de la Anemia por Falta de Hierro


Las personas que tienen un nivel óptimo de Vitamina K en la sangre tampoco deben consumirla, ya que, por lo general, comienzan a ver los efectos secundarios prácticamente de forma inmediata, lo que en realidad supone un riesgo para el hígado.

personas que no deben tomar vitamina k

Beneficios de la Vitamina K para la salud

La vitamina K ofrece muchos beneficios para la salud de las personas. Como ya hemos dicho es la principal responsable de la coagulación de la sangre, pero además de esto, tiene beneficios que es probable que no conozcas:

  • La K2 es capaz de proteger tu corazón al evitar que las arterias coronarias se endurezcan, lo que sería causante de un infarto a no permitir la libre circulación de la sangre para su posterior bombeo.
  • Dicha vitamina es buena para combatir o prevenir los síntomas producidos por la osteoporosis, ya que a través de ella se absorbe de manera más eficaz el calcio, lo que lo convierte en una especie de “pega” natural que conecta en tu matriz ósea todos los suplementos que fortalecen tus huesos.
  • Previene de forma significativa el cáncer. Muchos especialistas en la materia se han dedicado a realizar estudios y análisis y han determinado que tanto la vitamina K1 como la K2 son capaces de reducir el riesgo a desarrollar cáncer.
  • Previene tu cuerpo de hemorragias y sangrados inesperados.
  • Tras una operación la recuperación será más rápida y satisfactoria porque los tiempos de coagulación permitirán que la cicatrización se haga de forma eficaz en el tiempo adecuado.
  • Previene y erradica el linfoma no Hodgkin, el cáncer de estómago, y de otras partes del cuerpo como el colon, el oral y el de nasofaringe.
  • Previene el alzhéimer
  • Previene los síntomas generados por la sensibilidad producida por la insulina.
  • Reduce el riesgo de desarrollar diabetes.
  • Bajan las posibilidades de que se creen moretones en el cuerpo
  • Posee propiedades de naturaleza antioxidante.

También te puede interesar: Beneficios y Deficiencias de la Vitamina B12


Alimentos ricos en Vitamina K

La vitamina K puedes encontrarla en alimentos que puedes incorporar en tu dieta diaria sin ningún problema. Por ejemplo, los vegetales de hojas verdes (como espinaca, repollo o col, acelga, lechuga, perejil) y verduras como la coliflor o el brócoli.

También en las proteínas animales como el hígado, los huevos, las carnes rojas, el pescado, y también en cereales y frutas dulces como el plátano y el kiwi encontrarás un alto porcentaje de este compuesto.

alimentos que contienen vitamina k

Lo que puedes hacer es elegir al menos 4 o 5 alimentos de los que están en el grupo de los que poseen mayor cantidad de vitamina K e incorporarlos en tu alimentación habitual para prevenir enfermedades producidas por una deficiencia de esta vitamina. En el caso de que padezcas de deficiencia de vitamina K en la sangre deberás ir a un especialista para que te valore si debes tomarla en pastillas.

¿Cuánta Vitamina K se debe consumir?

Antes que nada, debes saber que para consumir Vitamina K en pastillas debes ir a un médico para que determine con exactitud la dosis más adecuada que debes tomar. Sin embargo, si tus niveles no son tan bajos, puedes incorporar a tu dieta alimentos donde esté presente  en grandes porcentajes, como por ejemplo el brócoli.


Lee también: Cómo Subir los Triglicéridos Bajos


Generalmente, los médicos recomiendan dosis exactas y medidas para los pacientes que sufren o padecen de deficiencia de vitamina K en la sangre, dependiendo desde luego de su peso y edad. En el caso de los niños pequeños, entre los 0 meses y el año, es probable que las dosis no exceda de los 2 o 3 gramos diarios.

Cuando hablamos de pacientes que son mayores de un año y hasta los 18 años, entonces las dosis pueden variar entre los 30 gramos y los 60 gramos según sea el caso de necesidad de suplementos vitamínicos para estabilizar dicha vitamina en el cuerpo, y así mantener en equilibrio el cuerpo.

Cuando el paciente tiene más de 18 años y hasta los 60, las dosis suben desde los 90 gramos hasta los 120 gramos al día.

Por todo esto debemos calcular muy bien los alimentos que vamos a incorporar en nuestra dieta, porque algunos tienen un porcentaje tan alto que superan las dosis permitidas.

Desde luego, todo dependerá de lo sensible que sea la persona a la vitamina K, pues no todas las personas tienen dificultades con el consumo de esta vitamina.

Deficiencia de Vitamina K

Es difícil encontrar personas adultas que tengan deficiencia de vitamina K, puesto que es más común es los bebes recién nacidos que sólo se alimentan de leche materna y aún no han terminado de desarrollar bien sus intestinos.

También es difícil porque podemos encontrar tanta vitamina K en los alimentos que consumimos a diario que es complicado que esto se produzca en una persona adulta sana.

Sin olvidarnos de que el hígado genera sus propias reservas de vitamina K, lo que lo mantiene protegido.

En el caso de que se presente, hay que tener cuidado porque podría existir una deficiencia en la coagulación de la sangre, lo que podría generar los siguientes síntomas:

  • Hemorragias nasales que son conocidas como epistaxis.
  • Hemorragia en las encías (gingivorragia)
  • Hemorragia a través de la orina (hematuria)
  • Sangrado a través de los desechos fecales (menorragia)
  • Aparición de moretones sin causa aparente.

Es importante destacar que las personas que son propensas a sufrir de deficiencia de vitamina K son aquellas que consumen anticoagulantes, antibióticos, anticonvulsivos, vitamina D o aspirinas con mucha frecuencia.

Puedes encontrar artículos similares en nuestra sección sobre Salud y Calidad de Vida.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra .Política de Cookies, Aviso Legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies